Playas para perros en España

Si te gustaría ir a la playa y llevarte al perro, toma nota de esta selección publicada en Red Canina para que no tengas ningún problema, el animal esté a gusto y tú puedas disfrutar de su compañía.

¿Vas a llevar a tu perro a una playa canina? ¡Buena idea! Pero, antes de nada, no te pierdas esta serie de recomendaciones que nos dan desde la Fundación Affinity para que vuestro día sea redondo.

Antes de salir

No olvides llevarte sus papeles, agua, algo de comida si vais a estar mucho rato en la playa, sus cuencos y bolsas para recoger sus necesidades. Incluye en su petate algún juguete, si flota, mejor que mejor, también llévate un protector solar especial para perros. ¡No te olvides de la sombrilla! Aunque tú prefieras tostarte al sol, él debe tener un refugio a la sombra que le proteja del golpe de calor.

En la playa

Elige un sitio tranquilo donde poneros y reserva la sombra para el peludo. Si le gusta bañarse, que lo haga en una zona poco profunda, sin marea, medusas, erizos y, obviamente cuando la bandera indique que el baño es seguro. Ponle protector solar en aquellas zonas claras y con poco pelo como la punta de las orejas y alrededor de la nariz.

Si es mediodía y aún estáis en la playa, debes saber que el sol a esas horas es muy fuerte, la arena puede alcanzar mucha temperatura y el perro podría quemarse las almohadillas. Para evitarlo, es mejor no permanecer la playa en ese momento. Si a pesar de ello os quedáis, ponle unos protectores de almohadillas.

Asegúrate de que beba agua, ¡pero no la del mar! Esta podría generarle molestias gastrointestinales. Tampoco debería comerse la arena.

Llevar al perro a una playa canina no es sinónimo de desentenderse de él. Contrólalo para que no moleste a otras personas y mascotas y cerciórate de que en donde estáis no hay cristales rotos u objetos peligrosos. Si le encanta hacer hoyos, asegúrate de taparlo luego para evitar accidentes.

De vuelta a casa

El agua del mar no es lo más adecuado para la piel de los canes así que, nada más llegar a casa, báñalo con agua dulce. Asegúrate también de que no le quede arena ni agua dentro de los oídos. Si en los días siguientes a vuestra visita a la playa el peludo se rasca todo el rato los oídos y sacude la cabeza, podría tener otitis. En tal caso, llévale al veterinario.

A continuación te contamos a qué playas de España puedes ir con tu mejor amigo.

Continúa viendo nuestras galerías