Consejos para introducir otro gato en casa

Como ya sabrás, los felinos son animales de lo más territoriales. Por eso, los primeros días serán cruciales en la convivencia. ¡Apunta estos consejos!

El contenido íntegro de este programa lo puedes ver en +Cotas de Televisión Española.

Si tienes o has tenido gato, ya sabrás que son animales de lo más territoriales, por lo que conseguir que dos se lleven bien entre ellos es muy complicado. Si cuentas ya en tu casa con un felino pero quieres adoptar otro, has de saber que debes tener en cuenta una serie de aspectos principales (sobre todo al principio) para que la convivencia sea un éxito. Reconocemos que es tarea difícil, pero no imposible si sigues nuestros consejos.

  • Presentación gradual. Nada de llegar a casa con el nuevo miembro de la familia y lanzarlo a la aventura como si nada, la cosa puede acabar mal ya que lo normal es que se peleen. Por eso, lo ideal es que en su primera toma de contacto el gato recién llegado esté en un transportín y dejes que el otro le vaya olisqueando para que así se acostumbre a su presencia.
    Además, durante sus primeros días en casa, lo más conveniente es que ambos permanezcan en rincones de la casa separados, totalmente aislados. Cada uno de ellos tendrá su propio espacio (recordemos lo importante que es esto para ellos) con su comida, agua y arenero.
  • Deja que se olfateen mutuamente. Es importante que cada uno de ellos vaya acostumbrándose poco a poco al olor del otro. Por eso, durante los primeros días de convivencia, sería conveniente que dejaras que cada uno oliera los objetos que le pertenecen al otro. Eso sí, sin que se vean demasiado.
    Una vez que has observado que sus reacciones al olisqueo son positivas, es hora de poner en marcha el paso más importante: tratar de juntarlos. Es importante que mientras se vean, estés tú presente, por lo que pueda pasar. A medida que vas notando que van sintiéndose más cómodos entre ellos, puedes ir prolongando los encuentros (eso sí, contigo u otra persona pendiente siempre) y llegará un día en el que ambos puedan convivir juntos con total normalidad. Será un proceso lento pero merecerá la pena.

Algunos consejos extra que te vendrán bien:

  • Trata de que sean gatos de distintos sexos. El motivo es que de esta manera reducirás la competitividad entre ellos, ya sabes cómo son los gatos en este sentido. Mejor castrados, por supuesto, ¡no querrás ampliar más la familia en tan poco tiempo!
  • Una bandeja de arena para cada uno. Lo importante es que no tengan que competir por los mismos recursos. Además, hay etólogos que sostienen que si además se tiene otra bandeja extra para que elijan, mucho mejor. Al igual que ocurre con los areneros, si procuras que el bebedero y comedero sean individuales, te ahorrarás muchas peleas entre ambos.

No te pierdas el programa completo de +Cotas en Rtve A la Carta.

Continúa leyendo