Cómo darle un masaje al perro

Los masajes en perros son especialmente beneficiosos para aquellos que sufren problemas de conducta como la ansiedad por separación o son hiperactivos.

El contenido íntegro de este programa lo puedes ver en +Cotas de Televisión Española.

Muchos de los problemas que tienen los perros son resultado del estrés. Sí, aunque no lo creas, ellos también pueden sufrirlo (de hecho, puedes transmitírselo tú). ¿Y qué mejor para el estrés que un buen masaje? Aunque pienses que es cosa de humanos, los canes también necesitan mimarse de vez en cuando y relajar su mente y cuerpo, especialmente aquellos con ciertos problemas de conducta como los hiperactivos o los que sufren de ansiedad por separación. Hoy vamos a contarte cómo masajear a tu can para que se quede como recién salido del spa.

En primer lugar, es importante elegir el momento adecuado, que puede ser tras un paseo. Eso sí, si notas que se muestra reacio, que no está cómodo, es mejor que desistas y lo intentes en otra ocasión. El experto animal Carlos Rodríguez nos da las claves para un buen masaje canino. Según él, la mejor zona en la que hacerlo es detrás de las orejas, ¡a ellos les encanta! Además, también puedes aprovechar cuando está tumbado para acariciarle en la parte final de sus vértebras lumbares, donde comienza el sacro, otra de sus zonas más sensibles. Asimismo, hace especial hincapié en que estos movimientos deben ser siempre suaves. 

Lo más importante es crear un ambiente relajado. Por eso, lo ideal es que busques un lugar de la casa en el que sepas que el perro se siente cómodo y a gusto. Después, haz que se tumbe y comienza a acariciarlo con las yemas de los dedos con movimientos circulares. Una buena manera de comenzar el masaje es hacerlo por el cuello, para después ir bajando con calma hacia los hombros, de ahí al pecho y a las patas delanteras. Insiste especialmente (siempre con mucho cuidado) en la espalda y termina en las patas traseras. ¡Se quedará K.O!

Aunque en un principio podamos pensar que son algo esnob, lo cierto es que los masajes tienen muchísimos beneficios para el perro. Además de reducir el estrés, mejoran la circulación sanguínea, contribuyen a la liberación de oxitocina (la llamada hormona de la felicidad) y pueden ser una buena manera de reducir el dolor en casos de artritis. Como ves, son estupendos para el bienestar del can. Un perro relajado, ¡es un perro feliz!

No te pierdas el programa completo de +Cotas en Rtve A la Carta.

Continúa leyendo