20 cosas que los perros odian y tú no lo sabes

No, a tu perro no le gusta que le abraces ni que le acaricies la cara. Tampoco le guste que tu mal día dure una eternidad. Te contamos por qué.

Tu perro, tu confidente, tu mejor amigo, el que no se separa de ti llueva o truene, el que sale a recibirte con honores cada día que llegas agotado del trabajo, él siempre merece lo mejor. Por eso, te vamos a contar qué comportamientos que quizá no sepas que le molestan.

Te vas a quedar de piedra cuando te enteres de que a tu perro no le gusta que le abraces. A los humanos, que vemos en un sincero y fuerte abrazo una de las mejores maneras de demostrarle a alguien nuestro amor, nos cuesta mucho aceptar que nuestros peludos no tengan la misma visión. De hecho, los cánidos ven en este gesto un símbolo de dominación aunque permiten a sus dueños hacerlo. Ojo con que lo haga un desconocido, seguramente el perro no lo acepte con tanta alegría… Es por eso que a los niños hay que enseñarles que a un perro que no conocen, aunque se deje tocar de buen grado, jamás se le abrazará. En su lugar, se le acariciará suavemente el lomo. Relacionado con esto está el tocarle la cara al perro, otro error garrafal que puede acabar mal si quien acaricia es alguien desconocido para el animal. Este gesto tan habitual y que, de nuevo, tu perro te tolera pero no disfruta, significa para él una invasión de su espacio. A nosotros nos gusta asemejarlo con cuando de pequeños los mayores nos pellizcaban las mejillas (¿hay alguien al que le gustaba que se lo hicieran?).

Tu humor es el humor de tu perro

Los perros tienden a mimetizar su estado de ánimo con el de su humano. Si estás deprimido, triste o apático, tu peludo hará de espejo y se sentirá tan mal como tú. Con esto lo que te queremos decir es que, dentro de lo posible, no permitas que un mal día se alargue más de la cuenta, por tu salud mental pero también por la de tu mascota. ¿No te parece suficiente incentivo para hacer todo lo posible por salir del bache?

A continuación, hemos recopilado 20 comportamientos que quizá estés teniendo con tu peludo y que por desconocimiento no sepas que le molestan. ¡Apunta!

Continúa viendo nuestras galerías