Trucos para que la mascota no use los muebles como rascadores para gatos

Las mascotas no hacen ciertas cosas para fastidiarnos pero hay veces que ponen a prueba nuestra paciencia, por ejemplo usando los muebles como rascadores para gatos. Vamos a enseñarles a no hacerlo. Porque sí, se puede.

Rascadores para gatos, para que afilen sus uñas
Rascadores para gatos, para que afilen sus uñas

Los rascadores para gatos existen, claro, pero a veces nuestro felino prefiere afilar sus bonitas uñas en nuestros muebles y si son nuevos, mejor.

No caigamos en el error de pensar que lo está haciendo por vengarse de algún comportamiento nuestro que no le ha gustado. Su única razón es que quiere afilar sus uñas, un acto que lleva haciendo desde sus orígenes y que, aunque ahora no necesite para cazar, continúa haciendo por instinto.

Otra de las razones por las que lo hace es para impregnar su olor en los muebles, por eso también tiende a hacerlo en los nuevos. 

Puedes evitar que use los muebles como rascadores para gatos improvisados

Al contrario de lo que algunos piensan, podemos educar a nuestros felinos. Vamos a repasar las pautas a seguir para este fin:

No le pegues, castigues ni grites si le pillas arañando alguno de tus muebles. Un felino actúa de manera diferente a los canes ante las regañinas. Lo que debes hacer en estos casos es utilizar un pulverizador con agua. Se asustará y entenderá que afilarse las uñas en ese lugar trae consecuencias negativas.

• Si se suele afilar las uñas en un mueble de madera o con la superficie plana, frota esa zona con limón. Para los gatos este alimento tiene un olor poco agradable con lo cual huirá de él. Además, este cítrico imprime una fragancia que tapará el olor que tu felino ha dejado en el mueble.

• Un método efectivo es hacerte con varios rascadores para gatos reales. Colócalos en las zonas donde más le gusta afilarse las uñas. Para que aprenda a usarlos debes jugar con ellos, déjale que enganche sus uñas en ellos y prémiale por ello. Una buena arma es utilizar catnip o productos hormonales y frotarlos contra los rascadores.

• Mantener sus uñas recortaditas puede rebajar los daños que tu peludo haga en tus muebles. No cortes tú solo las uñas de tu gato por primera vez, pídele consejo a un peluquero o a un veterinario sobre cómo cortar las uñas de tu felino y hazlo siempre con unas tijeras especiales.

• Existen fundas para tapar las uñas del gato pero no es un remedio muy práctico porque se desprenden fácilmente. Puedes utilizarlas para momentos puntuales.

• Queremos hacer mención a la práctica de la oniquectomia para decirte que bajo ningún concepto la lleves a cabo. Si no sabes de qué hablamos, te diremos que hay personas que amputan la primera falange de los dedos de los gatos mediante una cirugía. Si estás dispuesto a realizar esta práctica para que la decoración de tu casa esté intacta, definitivamente un gato no debe ser tu compañero de vida.

Etiquetas: Educación gatos

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS