¿Tienen emociones los animales?

Muchos nos habremos preguntado alguna vez si los animales sienten miedo, sufrimiento, ansiedad... En definitiva, si tienen emociones. La respuesta es sencilla: indudablemente sí.

¿Tienen emociones los animales?
iStock

La idea de que los animales no racionales no tienen emociones, no sufren, padecen o sienten es arcaica y absolutamente errónea. Lo único que el humano puede plantearse, sin temor a equivocarse, es que esas sensaciones pueden ser “distintas”.

Los animales que conviven en nuestros hogares disponen de todas las estructuras cerebrales, neurológicas y fisiológicas que permiten el desarrollo de las sensaciones, así como de las estructuras orgánicas, salvo la “voz humana”, para evidenciar que están sintiendo.

¿Cuáles son esas emociones?

Miedo

El miedo es una respuesta ante un peligro, sea uno que se presenta en ese momento o uno que se ”aprecia” de forma preventiva.

El miedo es una emoción más “primaria” incluso que el dolor y es una emoción que puede provocar respuestas más “evidentes” que las que produce un daño orgánico.

La posibilidad de sentir y reaccionar ante el miedo es una de las mejores armas de cualquier ser vivo para evitar un peligro o de enfrentarse a él.

Sufrimiento

El sufrimiento puede producirse por causas físicas, comportamentales, estrés… que consiguen que el individuo afectado no “soporte” tales circunstancias y lo lleve a unos bajos o nulos niveles de bienestar.

Mucha gente defiende que los animales no sufren (fiestas taurinas, castigos físicos como forma de “educación”…), algo que ha sido suficientemente demostrado con estudios que logran medir las reacciones orgánicas (hormonales principalmente) que confirman su existencia.

Ansiedad

La ansiedad en los animales se produce gracias a su capacidad de predecir un suceso “desagradable", un suceso/experiencia que ha provocado indeseables resultados de forma reciente. Estos sucesos están “almacenados” y pueden ser “recordados” ante la evidencia de que lo que está sucediendo es lo mismo que le generó, en otros momentos, alteraciones de diversa índole en su bienestar.

Etiquetas: Curiosidades gatosCuriosidades perros

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS