Te enseñamos a entender el lenguaje de los perros

La comunicación es esencial para la supervivencia de los seres sociales. A lo largo de la historia hemos aprendido a relacionarnos incluso entre especies con sonidos y gestos. Los canes han establecido sus propios códigos. ¿Conoces el lenguaje de los perros?

El lenguaje de los perros: gestos, sonidos y acciones fisiológicas
El lenguaje de los perros: gestos, sonidos y acciones fisiológicas

Los perros utilizan la comunicación como medio de establecer el puesto en la jerarquía del grupo, conocer las características básicas del otro can y saber el estado emocional y de salud del otro.

Para ello producen:
Sonidos (gruñidos, ladridos, lloros…).
Gestos o reacciones (orejas “abiertas” para escuchar mejor, rabo escondido cuando tienen miedo…).
Acciones fisiológicas (marcar con el pis, el olor, babear por miedo o estrés…).

Gracias a todas estas formas de comunicación, los humanos también podemos relacionarnos con ellos. No nos servirá su olor pero identificaremos lo que nos quieren transmitir a partir de sonidos y gestos. Por su parte, tal vez ellos no entiendan nuestras palabras (únicamente las que les hemos enseñado) pero sí captaran nuestros olores, posturas, forma de expresarnos y nuestros gestos. Son tan listos que incluso perciben mensajes que no lanzamos conscientemente. Por ejemplo, saben cuándo vamos a bañarles o cuándo van al veterinario sin que le hayamos dicho la palabra exacta.

La comunicación con nuestro animal se basa en comandos sencillos

Y es que nuestros perros pueden aprender bastantes órdenes o situaciones que van asociadas con una palabra, unas 160 ó 170 entre vocablos y gestos. Para que las aprendan tenemos que molestarnos en pasar una temporada enseñándole con educaciónen positivo pero gracias a este entrenamiento, podréis entenderos mejor en el futuro. “Ven” para que vaya hacia ti; “quieto” para que pare ante un semáforo o “vamos a la calle”, que es su expresión favorita junto a la palabra “chuche”.

Lo que no va a entender es el discurso que le demos cuando te ha robado un calcetín para jugar con él. Nuestro peludo percibe el tono en el que le estamos hablando y la postura tensa con mirada encendida, por eso se agacha y baja sus orejas, pero no comprenderá los razonamientos que le estamos dando.

Por lo tanto, para poder comunicarnos con nuestro animal, olvídate de la manera en la que te comunicas con los humanos y escucha y observa cómo te “habla” él, te darás cuenta de que la relación entre tu peludo y tú se enriquece sobremanera.

Etiquetas: Educación perro

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS