¿Por qué tu gato duerme en el arenero?

Es una conducta que no debes tomar a la ligera puesto que puede ser una señal de que tu felino sufre algún problema físico o incluso estrés.

La preferencia de tu gato por dormir en el arenero puede ser indicativo de alguna enfermedad subyacente.

¿Has observado que tu gato últimamente duerme en su arenero? Además de ser una conducta bastante antihigiénica (algo curioso, porque lo cierto es que los gatos son una de las mascotas más limpias que existen), también puede ser una señal de que hay algo que no está bien en la salud de tu felino. En este punto debemos destacar que si es un comportamiento que ha tenido siempre no debemos preocuparnos, pero sí debemos hacerlo si se trata de algo repentino. En este artículo te contamos cuáles son los factores que indican que sí debes prestarle atención y cómo solucionarlo.

Posibles enfermedades

Uno de los motivos que podrían estar detrás de esta curiosa conducta de tu gato es una posible enfermedad del tracto urinario. Te recomendamos que prestes especial atención a si tu gato orina más veces de lo habitual o tiene dificultades para hacerlo y si observas algo inusual, es importante que consultes con un veterinario. Además, otras enfermedades como la diarrea crónica también es un aspecto que podría explicar esta nueva preferencia de tu gato. Tampoco debes descartar la posibilidad de que tenga parásitos intestinales.

Si acabas de adoptar a tu gato, es posible que hayas notado su preferencia por dormir en su arenero. Esto es totalmente normal puesto que lo habitual es que en el refugio en el que se alojaba antes lo hiciera en una jaula pequeña en la que el arenero lo tenía muy cerca. Una posible solución sería que trataras de conseguir que se sintiera más cómodo en su nuevo hogar habilitando para él un espacio determinado.

Situaciones de estrés

Sí, los gatos también pueden sufrir estrés. Cuando esto sucede, el animal busca un lugar seguro para dormir. Esta situación puede estar provocada por la llegada a casa de un nuevo miembro, lo que provocaría que el felino se sintiera intimidado. Un cambio en sus rutinas o incluso una mudanza también pueden estar detrás de esta conducta. Es por ello que el gato necesita refugiarse en su arenero, que suele estar alejado debido a los olores que puede emitir.

Para proteger su territorio

Como seguro ya sabrás si convives con uno, los gatos son animales de lo más territoriales. Ante la llegada al hogar de un segundo felino, lo normal es que sienta amenazado su territorio y tenga la necesidad de proteger lo que él siente como suyo y esto incluye al arenero. Esta es una de las conclusiones a las que llegó el experto en comportamiento felino de la Universidad de Bristol, John Bradshaw. "La causa de estrés más frecuente para un gato es el miedo a que su territorio sea invadido por otro felino, bien del barrio u otro que viva en su propia casa", afirmó.

Otra opción que podría ser la explicación a por qué tu gato duerme en el arenero es porque simplemente le gusta hacerlo. Además, es muy posible que la cama habilitada para descansar no le resulte lo suficientemente cómoda y busca otros lugares para hacerlo.
Es posible que tu gata sienta la necesidad de tener un espacio íntimo en el que refugiarse si va a dar a luz próximamente y no tiene aún un lugar habilitado para ello.

Cómo evitarlo

Una vez identificada la causa y siempre que se ha descartado la existencia de una enfermedad subyacente como explicábamos al principio, es necesario tomar algunas medidas para que el gato deje de dormir en su arenero. Para ello, hay varias alternativas que podemos poner en práctica.

Una de ellas es asegurarnos que el gato tiene siempre su propio espacio bien delimitado, pues son animales muy territoriales como ya habrás podido comprobar. Lo ideal es proporcionarle un espacio en el que dormir que le resulte cómodo en un lugar de la casa que sea de su agrado. Además, sería recomendable que su camita estuviera ubicada en algún espacio que no esté muy concurrido y si puede ser un poco alto, mucho mejor.

Los gatos son propensos a estresarse con los cambios. Es por ello que si vas a hacer alguna modificación de su rutina o una mudanza, lo ideal es que lo hagas de manera progresiva para que el gato se pueda ir adaptando poco a poco y así no se estrese.

Asimismo, es importante que en el caso de que tengas varios gatos, dispongas de la cantidad de areneros adecuada (un arenero por gato) pues en el caso contrario, el gato podría sentirse incómodo y de ahí que decida dormir en su arenero para marcar territorio y huir además del estrés que esto le provoca.

Continúa leyendo