¿Por qué es bueno que los gatos jueguen?

Los felinos juegan durante todas las etapas de su vida. Hay que adaptar las acciones a cada edad pero siempre será beneficioso para ellos. ¡Te damos las razones!

Si solo viven en casa, debemos motivarles al juego
Si solo viven en casa, debemos motivarles al juego

Sabiendo de antemano que nuestro gato puede pasarse durmiendo sin preocupación alguna entre 18 y 20 horas cada día, es más que lógico estimar que va a ser necesario motivarle para que haga algo de ejercicio. El juego puede ser el mejor aliado para este cometido, ayudando así a su estabilidad física y “mental”.

Cuando viven durante toda su existencia en la calle, los mininos no consumen tanto tiempo al día en dormitar o estar tumbados, pues deben gastar ese tiempo en satisfacer sus necesidades básicas como buscar alimento, encontrar pareja, proteger su territorio… Pero los animales domésticos no necesitan estar atentos a estas cuestiones pues se las daremos todas hechas y en su hogar no hay peligro alguno, no tienen ese estrés de vida.

¿Cómo ocupará el tiempo entonces? Aparte de tumbarse en cada rincón de la casa, mantendrá las costumbres juveniles de jugar (solo y con sus humanos).

Los beneficios que le aportará el juego son:

· El ejercicio. Nuestro felino estirará sus patas al jugar, en realidad será más que eso porque acabará correteando, saltando, agachándose… Todo movimiento es bueno para mantener una buena salud y correcto funcionamiento del organismo. Ya no solo mejorará el sistema locomotor sino también la salud interna y evitará enfermedades, entre otras, la obesidad. Con lo cual, el juego irá siempre unido a la buena salud. Cuanto más, mejor.

· Es como un ansiolítico para ellos. Nos explicamos, los gatos que viven en interior pueden padecer estrés o ansiedad por diferentes motivos, sobre todo cuando les sacamos de su rutina. Para evitar el problema, el peludo, en solitario, hace frente a estas emociones de varias maneras, entre ellas con el acicalado continuo (les desestresa y tranquiliza) o jugando con lo primero que pilla. Esto da rienda suelta a su curiosidad y entretiene su mente impidiendo que la ansiedad y la tristeza hagan demasiada mella. Lo mejor es que antes de que ellos solos tengan que buscárselas, nosotros les proporcionemos maneras de sentirse motivados y alegres.

· Les estimula. Un felino necesita estímulos para sentirse a gusto. Si no se los damos, los buscará (como ya hemos dicho) pero puede que desarrolle comportamientos que no sean de nuestro agrado: atacando los pies de su humano o visitas, rascando los preciados muebles de casa... Para que esto no ocurra, deberemos motivarle a jugar. El juego aporta estímulos, le permite vivir nuevas experiencias satisfactorias y en nuevos escenarios dentro de la comodidad de su rutina.

· Sienten bienestar. Este entretenimiento facilita al animal bienestar general, “buen rollo”... Hace que nuestro peludo colega se sienta tan bien como cuando los humanos escuchamos una canción de nuestro cantante favorito, vemos una película interesante o tenemos una charla amena con otro humano.

El juego servirá como acercamiento con su humano

Aunque sean más independientes que los perros, a los gatos también les gusta vivir momentos con sus humanos. El rato de diversión puede servir para que se sienta más próximo a ti e incluso mejore a convivencia y te deje tocarle en ámbitos en los que antes no consentía (cepillarle el pelo, limpiarle una mancha…).

CONTINÚA LEYENDO