Lenguaje de los perros, ¿por qué rompe cosas?

El lenguaje de los perros también pasa por su boca, pero no de la manera que nosotros lo hacemos. Ellos exploran y a veces provocan desperfectos que no son bien recibidos por los propietarios.

No rompe adrede, es parte del lenguaje de los perros
No rompe adrede, es parte del lenguaje de los perros

Si un perro coge una zapatilla tuya o rompe un cojín no lo está haciendo por gastarte una broma pesada. Se trata de una forma del lenguaje de los perros que para ellos es intrínseca pero está muy mal vista y recibida por el propietario.

El objetivo de esta práctica tan peculiar es reunir información. La suelen realizar para jugar y curiosear cuando son pequeños y para aliviar el dolor que les produce la salida de los dientes

Las edades más habituales en las que realiza esta peculiar manera de comunicación son entre los seis y los doce meses de vida aunque podrá continuar destrozándote cosas hasta que llegue a la madurez social (unos dos años y medio o tres), eso sí el número de veces que lo intente será mucho menor. 

Una forma del lenguaje de los perros para entretenerse

Si piensas que tu can rompe los objetos como forma de juego, debes saber que lo hace contigo y sin tu presencia. En esos casos, las trastadas no suelen llevarse a cabo enfrente de la puerta de salida al exterior porque lo que quiere tu animal es jugar y entretenerse.

Si tu perro es mayor y continúa destrozándote las cosas, es probable que ya sí se trate de un problema de comportamiento, exactamente de ansiedad por separación. En estos casos verás que el destrozo se produce dirigiéndose hacia la salida, porque lo que quiere es irse de casa también y estar contigo. Recuerda que nunca lo hace por vengarse de algún castigo o riña ni por malicia.

¿Con qué se entretiene?

Los productos que tu peludo escogerá serán los que sean fáciles de masticar y de romper como aquellos hechos con cartón, madera, plástico… No eligen ninguno porque tengan un valor especial para algún miembro de la casa, lo malo es que a veces coincide.

¿Cómo lo soluciono?

Lo primero que debemos pensar es que si tu perro está tan inquieto en casa, puede que necesite desgastar más energía en sus paseos. Proporciónale todo el ejercicio que parece que necesita cuando salgáis a la calle. Enseñarle a perseguir la pelota, llevarle a corretear con otros peludos o hacer canicross con él son dos buenísimas técnicas para que en casa esté más cansado y no siga necesitando tanta motivación.

La otra manera de evitar que devore las cosas es no dejándolas a su alcance, tan sencillo como eso. Siempre tienen un “objeto” preferido o un tejido predilecto para destrozar así que aleja de él todo lo susceptible a ser roto por sus voraces dientes y uñas. En lugar de esos objetos, déjale cerca juguetes para animales enérgicos como un kong de la dureza que necesite o un juego interactivo que le mantendrá muy entretenido. 

Etiquetas: Educación perroLenguaje de los perros

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS