¿Le presto suficiente atención a mi perro?

La ajetreada vida que llevamos en la actualidad en las ciudades puede llevarnos a no hacer el suficiente caso a nuestro can, esto conducirá a un cambio negativo en su actitud. ¿Cómo lo demuestra?

Un perro aburrido esperando que jueguen con él
Un perro aburrido esperando que jueguen con él

Los perros que no reciben la suficiente atención actuarán de maneras diferentes para conseguir muestras de cariño e interés, y es que estos animales tienen la misma necesidad de contacto con otros seres que los hombres. Algunas de esas llamadas de atención se convertirán en un problema grave de conducta. Puede que a tu peludo le sirva con ponerte la cabeza en la pierna, lloriquear, traerte un juguete o alguna actitud por el estilo para que tú le hagas caso pero algunos canes pueden optar por conductas agresivas o muy poco sociales que serán en exceso incómodas o incluso pueden poner a las personas en peligro. Algunas de estas maneras de pedirte atención pueden ser: ladrar con violencia, robar y mordisquear objetos de sus humanos, gruñir desafiantemente, hacer sus necesidades encima de objetos, morder a la persona o sus ropas, saltar sobre la gente...

El animal ha aprendido que a través de estos malos comportamientos va a recibir atención de la manera que sea por lo tanto, continuará con estos malos hábitos. Por ejemplo, cuando un perro precisa atención se pondrá nervioso y tendrá ansiedad, esto le llevará a morder objetos nuestros, ladrar, saltar sobre nosotros o escarbar. Aquella acción con la que reciba la suficiente atención quedará grabada en su memoria y la repetirá cada vez que quiera que le hagamos caso. A esta actitud del humano en respuesta a la conducta de su animal se le llama refuerzo positivo de la conducta.

Tendrás que ponerle remedio a este mal comportamiento ignorando al perro

En principio, tendremos que educar al perro y el tratamiento contra esta mala conducta será no hacerle caso cuando se comporte mal a la hora de pedirte atención. Esta teoría puede ser correcta pero a la hora de ponerla en práctica puede no funcionar porque el mal gesto se viene repitiendo desde hace mucho tiempo o porque es prácticamente imposible de ignorar, como cuando tu perro te salta encima. Para que el remedio tenga toda la efectividad que necesitas, deberás unir al hecho de ignorarle las siguientes formas:

  1. Consigue que la vida diaria de tu animal sea lo más rutinaria posible. Así podrá hacerse una idea de cuándo toca salir a la calle, de cuándo es tiempo de jugar, de cuándo tiene que dejarte tranquilo...
  2. Adquiere juguetes y objetos de entretenimiento que le susciten mucho interés y dale uno de ellos cada vez que necesites concentración en otra tarea. De esta manera ambos estaréis ocupados en vuestra labor.
  3. Dale un snack cuando esté relajado y paciente.
  4. En el caso de que su manera de llamar tu atención sea saltar encima de ti no le pegues, ni le empujes, ni le des una patada. El castigo físico nunca es una opción.

Si aun habiendo puesto en práctica todas estas pautas tu perro sigue comportándose mal cuando quiere que le hagas caso, contacta con un experto en comportamiento canino, él o ella te dará las claves necesarias para corregir su caso en particular.

Etiquetas: Adiestramiento caninoAnsiedadEducación perro

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS