Gatos, ¿serán buenos amigos de los animales exóticos?

Los felinos pueden llevarse bien con otros animales, la diferencia estará en la educación que les demos. Vamos a ver de qué manera se debe hacer la presentación entre ellos.

Un gato con una iguana
A veces se crea un vínculo muy especial

En un primer momento podemos pensar que animales como los hámsteres, los jerbos o los lagartos son víctimas fáciles en la cacería de nuestro gato más que unos compañeros de piso, pero siguiendo unas importantes pautas podremos crear una buena convivencia entre este tipo de animales y nuestro minino.

La convivencia con pequeños mamíferos

Tras los perros y los gatos, los pequeños mamíferos son las mascotas que más elegimos para tener en casa e incluso podemos combinar la convivencia con ellos y con un felino. Seguramente cuando nuestro gato descubra la presencia de un roedor sacará su ancestral carácter de depredador para atacar al hámster, a la cobaya, al conejo o al pequeño animal que tenga delante, pero con nuestra ayuda lograremos que esa actitud cambie o, al menos, evitaremos el enfrentamiento directo

El remedio más efectivo será crear una experiencia negativa en el hecho de acercarse a la jaula en la que esté el roedor. ¿Cómo? Con un spray le pulverizaremos agua desde una posición alejada para que no nos relacione a nosotros con el susto. Además, compra una jaula con barras resistentes para que tu minino no consiga abrirla y mantenla lo más alejada posible de él.

Nuestro roedor necesitará salir de vez en cuando de su casa, estos seran los momentos de mayor riesgo y, por lo tanto, en los que más atención debemos prestarle a ambas mascotas. Cuando el pequeño mamífero esté dando una vuelta por el salón procuraremos que el gato esté en otras estancias de la casa, si se llevan bien podemos dejarles en la misma habitación pero es mejor que no salgamos de ella, al fin y al cabo el minino tiene instinto de cazador en su interior. Aunque no quiera comérselo sí que puede sentir el instinto de juguetear de una manera demasiado agresiva para lo que puede soportar el pequeño cuerpo del hámster o jerbo.

En contadas ocasiones, existe la posibilidad de que la presentación sea tan buena y los carácteres de nuestros amigos tan compatibles que establezcan un vínculo muy grande y no necesiten de nuestra supervisión continua. El mundo animal es extraordinario y pueden regalarnos momentos tan tiernos entre dos especies diferentes como los que todos hemos visto alguna vez en las redes sociales.

Si tienes un reptil ambos podrán atacarse mutuamente

Puede que tu segundo animal sea un ser más exótico que un pequeño mamífero, estamos hablando de que se trate de un reptil, arácnido... Habrá casos en los que la fuerza y carácter predatorio será mayor en el gato pero habrá otros en los que el animal exótico pueda ganar a nuestro felino. En todo caso lo mejor es que mantengas a estos dos animales separados. Compra un buen tanque para tu reptil al que el felino no tenga acceso y si vas a soltar por tu casa a la mascota extraña, el peludo tendrá que estar en otra estancia de la casa sin excepción.

Etiquetas: AnimalesCuriosidades gatosEducación gatosGatitosReptiles

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS