El periodo prenatal del cachorro sienta los cimientos de su carácter

Por todos es sabido que los primeros años de un niño son de suma importancia para la composición de su carácter pero, ¿qué pasa con el cachorro?

El cachorro aprende de su madre incluso antes de nacer
El cachorro aprende de su madre incluso antes de nacer

Cuando nace un “cachorro” de humano su educación ya está muy planeada. La madre escucha música clásica antes de que nazca porque ha oído que es estimulante, quiere darle de mamar porque conoce los beneficios que esto supone, los libros hablan de la importancia de mantener la paz en casa en esos primeros meses y años… Pero cuando hablamos de un cachorro perruno, ¿sabemos qué es beneficioso para él mientras está en el vientre de su madre? ¿Conocemos cuáles son los mejores procedimientos para que crezca sano, feliz y bien educado? ¿Qué hay que hacer los primeros días para que su salud sea de hierro toda la vida?

Son muchas cuestiones, muchos puntos a tener en cuenta y es normal que nos entre pánico. Además, la vida de nuestro cachorro se verá influenciada por las circunstancias en las que vivimos, sin que podamos hacer mucho ante eso.

De hecho, tu perrito crecerá más rápido de lo que pensabas pero esas primeras etapas son esenciales para su desarrollo. Hablamos del periodo comprendido desde el momento de la gestación hasta que cumplen doce semanas. Será entonces cuando ocurran demasiadas cosas en relación con él que tendrán una influencia muy grande el resto de su vida de perro.

Durante estas semanas iremos repasando esas primeras etapas. Hoy vamos a empezar por el periodo prenatal, ese que comprenderá el tiempo entre la concepción del peludito hasta el día de su nacimiento.

En el periodo prenatal el cachorro recibe los estímulos externos

Esta es una etapa por sí sola porque, aunque el animal aún no esté en este mundo, su forma de ser se está fraguando en el vientre de su madre.

El bebé perruno está recibiendo los mismos estímulos que su perruna madre: el calor o frío, el sabor del pienso o las sobras que le des (mal), los gritos en tu casa o la calma de una conversación amable… Todos estos aspectos, aunque te parezca mentira, están formando al cachorro y su manera de actuar ante la vida.

Hay muchos estudios e investigaciones que han tenido como conclusión que los cachorros reaccionan negativamente ante estímulos que molestan a la madre como han podido ser los cambios de temperatura bruscos y ruidos fuertes. También tienen mejor gusto por los alimentos que ha ingerido su madre durante la gestación… Es decir, que los pequeños ya están experimentando la vida antes de nacer, captan la información que les llega desde fuera y comienzan a forjar sus gustos y forma de ser.

Una vez desembarcan en el mundo exterior recibirán muchos más estímulos, vivirán situaciones y eso hará que abandone la cálida protección del vientre de su madre y tenga que enfrentarse al mundo… Pero de esto ya hablaremos próximamente.

Etiquetas: CachorroEducación perro

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS