El olfato de los perros, ¿para qué lo usan?

La nariz de nuestro peludo es una de las vías de comunicación más efectiva para ellos. No te imaginas la información que pueden intercambiar con los olores, aunque hoy te lo explicamos todo.

El perro deja mensajes frotando su nariz
El perro deja mensajes frotando su nariz

Los perros disponen de un agudísimo sentido del olfato. Esta impresionante capacidad les ha otorgado importantísimos trabajos: perros detectores de drogas y explosivos, perros de rescate... su olfato es también capaz de percibir mensajes lanzados por otros animales, unos mensajes que su interlocutor emite en forma de secreciones hormonales y más concretamente utilizando las feromonas.

Las feromonas son capaces de producir modificaciones emocionales en los animales que perciben su olor, pueden actuar sobre las secreciones hormonales del animal que recibe el mensaje. Para que esta curiosa vía de comunicación llegue a término, los perros disponen de unos "centros emisores" de feromonas: dispositivos glandulares que fabrican y expulsan información. Entre ellos tenemos las glándulas perianales (situadas a ambos lados del ano), las glándulas supracaudales (localizadas en la zona superior de la cola), las glándulas faciales y periorales (en la cara y alrededor de la boca) y las glándulas podales (entre los dedos de las patas).

El olisqueo de la zona anal es su mejor forma de comenzar una relación

Muchos hemos observado cómo los perros se huelen "la retaguardia"... es una forma de conocerse. Por supuesto, es menos "asquerosito" preguntar el nombre o entregar una tarjeta de visita... Aunque nos parezca chocante, el olor desprendido por las glándulas perianales contiene muchos más datos que los que alcanza a ofrecer un pequeño pedazo de papel. El "olisqueo" de los "bajos fondos" de su nuevo amigo es, sin duda para ellos, la mejor forma de comenzar una relación.

También habremos observado cómo nuestro perro frota su hocico contra el suelo, contra los muebles, cómo rasca compulsivamente con sus patas... La mayoría ni llega a plantearse que esas acciones signifiquen algo más que una placentera forma de rascado o una simple forma de búsqueda ¡¡Nada más lejos de la realidad!! Nuestro buen amigo está dejando mensajes para quien pueda estar interesado, normalmente de su misma especie. Con el frotamiento de su cara, con el escarbado, está marcando zonas, está impregnando un territorio muy concreto con la información de las feromonas que sus glándulas desprenden. Ellos no pueden dejar mensajes en un buzón de voz, no pueden enviar un telegrama, pero tienen medios más que suficientes para conseguir el mismo efecto sin llevar un móvil colgando y sin acudir a la oficina de correos más próxima.

Un feedback comunicativo en toda regla

Tenemos claro que para comunicarse, el perro emite feromonas, pero para que el proceso de comunicación olfativa sea completo, también debe "recibirlas", olerlas. La nariz del perro ha de estar húmeda para desarrollar su excelente habilidad olfatoria. Su mucosa olfativa dispone de células quimiorreceptoras encargadas de "comprender" los olores, si el entorno de la mucosa olfativa está húmedo, todo irá bien. La nariz de un perro sano incluso puede gotear sin que exista patología alguna. Si por el contrario la nariz está seca (fiebre, enfermedad o alguna patología), el perro será incapaz de "entender" mensajes, apreciar los olores de los alimentos...

Las partículas que transportan los olores se disuelven en agua antes de ser percibidas por las células quimiorreceptoras, de ahí que sea tan importante, imprescindible, un ambiente húmedo para que funcione el sentido del olfato.

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS