El instinto del perro

Los canes tienen un sentido especial para captar el peligro o cambios en su rutina, y su cuerpo les lleva a actuar ante ello. ¡Vamos a ver cómo actúa su instinto!

Sus sentidos se ponen en alerta
Sus sentidos se ponen en alerta

Las sensaciones que experimenta un perro en el transcurso de su vida diaria son las encargadas de desencadenar procesos que le lleven a la ejecución de acciones y comportamientos de distinto tipo.

Tanto los estímulos externos como los internos producen en el animal un estado de "desasosiego", un estado de cierta intranquilidad, que provoca la activación de conductas encaminadas a la restauración del inicial y perfecto estado de calma.

Un perro es capaz de desechar las opciones incorrectas, aquellas que no son útiles para obtener tranquilidad. Por la misma razón, son capaces de seleccionar las opciones correctas, las más adecuadas y oportunas, las que deben ser empleadas en caso de ser necesarias. Esto es ni más ni menos que el comportamiento aprendido, el que se desencadena gracias a la experiencia, el que posibilita la realización de conductas complejas basándose en vivencias, experiencias y aprendizajes anteriores.

Los comportamientos instintivos, al contrario que los comportamientos aprendidos, no tienen nada que ver con el aprendizaje ni con la experiencia.

El instinto, para un ser humano, sería algo así como aquella tendencia que desencadena la ejecución de acciones, generalmente útiles o beneficiosas para el individuo, sin que intervenga la razón.

En el caso de los perros sería conveniente cambiar el final de la definición, "cargarnos" la palabra "razón". Si lo hacemos, el significado de instinto, pensando en nuestros animales, sería algo así como la tendencia que desencadena la ejecución de acciones, generalmente útiles o beneficiosas para el individuo, sin que intervenga el aprendizaje o la experiencia.

El instinto y los comportamientos instintivos tienen un claro y único objeto para todas las especies animales: asegurar la vida del individuo. ¡Interesante!!

Según esto, podemos darnos cuenta que la capacidad instintiva que acompaña a un animal, desde incluso antes de su nacimiento, tiene como fin exclusivo proveerle de medios para defenderse de todas las dificultades que pongan en peligro su supervivencia.

El instinto es la salvaguarda de la vida, el complejo sistema que aporta soluciones no aprendidas y de actuación inmediata para solventar los problemas y conflictos que dificulten la existencia del individuo.

El instinto del animal se ha marcado como forma de perduración

En general podemos decir que los instintos de cada especie se han ido marcando y potenciando como una forma de supervivencia y de perduración. Es por ello que la selección natural es la mejor y principal escuela para el instinto.

Por suerte o por desgracia, la mano del hombre ha conseguido magnificar ciertos instintos y modular otros tantos, siempre según su "interés" y necesidades. Lo que por suerte para nuestros perros jamás conseguirá el humano, por mucho que se lo proponga, es anular uno solo de los instintos originales del animal de compañía por excelencia.

Llegados a este punto, sería interesante relacionar tres conceptos: instinto, impulso y comportamiento instintivo:

-          Instinto es la capacidad de hacer.

-          Impulso es el deseo de hacer.

-          Comportamiento instintivo es la forma de hacer.

Un perro de caza tiene un marcado INSTINTO cazador, cuando su IMPULSO de caza se activa ante pequeños estímulos, y cuando manifiesta de forma clara y efectiva un acentuado COMPORTAMIENTO de caza.

CONTINÚA LEYENDO