El instinto de caza en el perro

Esta sensación innata sigue en lo más profundo de nuestro mejor amigo aunque le des de comer cada día y cuides muy bien su dieta. ¿Cuándo sale a la luz?

El instinto de caza está enfocado a la supervivencia
El instinto de caza está enfocado a la supervivencia

El instinto de caza, instinto predatorio o de predación, suele manifestarse de forma evidente en animales que no disponen de alimentación proporcionada por el ser humano, por lo tanto la practicarán todos aquellos animales que vivan de manera salvaje.

En este caso, el instinto de caza estará claramente enfocado a la supervivencia, a cubrir la fundamental necesidad de obtener e ingerir alimentos. Para no morir de hambre, básicamente.

Este instinto se dispara por estímulos internos como el hambre o también por estímulos externos como la visualización de una presa en movimiento.

Es importante, queridos lectores, que tengamos presente este último punto. En seres vivos con un marcado instinto predatorio, aunque su alimentación esté totalmente satisfecha gracias al desvelo y preocupación del propietario, se pueden presentar conductas predatorias hacia animales o personas que no consideran de su manada... Incluso hacia vehículos de pequeño o gran tamaño. Este instinto es el causante de algunas de las agresiones de perros a niños: el animal no reconoce a ese "pequeño individuo", nadie le ha socializado con ese "tipo" de ser humano. El perro solamente evidencia una presa en movimiento y su instinto de caza se activa y se arranca a atacar.

Este tipo de comportamiento es difícil de manejar en ese momento y deberíamos subrayar esto último. Todo comportamiento inadecuado de los perros cuyo origen es instintivo es más problemático que los comportamientos aprendidos, instalados en el cerebro por la experiencia. Por esta razón es fundamental tener muy clara la "perronalidad" de nuestro animal desde pequeño, conocer su inteligencia instintiva, y si es necesario, poner todos los medios para controlarlo. Porque si el humano responsable de ese perro hubiera socializado al animal, con ayuda de un profesional si hubiera hecho falta, el ataque nunca se hubiera dado.

El instinto predatorio es temporal

El instinto de caza desaparece de forma transitoria debido al cansancio del animal tras la infructuosa persecución de una presa o por haberse saciado el apetito tras una jornada de caza exitosa.

El instinto de predación de nuestros perros puede también verse debilitado ante estímulos más importantes o acuciantes para el animal, como en casos de enfermedad o ante situaciones de miedo. Además, en un perro con un entrenamiento férreo, podremos parar su ataque utilizando alguno de los trucos de llamada de atención que nos haya enseñado el educador canino.

Si sentimos que nuestro can tiene demasiado desarrollado su instinto de cazador y tenemos miedo de que esto nos pueda dar problemas, preguntaremos a nuestro veterinario por un especialista en comportamiento. Esta persona educará a nuestro perro y nos dará las pautas para evitar que nuestra mascota provoque o caiga en un peligro debido a su instinto.

Por otro lado, si vemos que nuestro perro, que vive en una parcela, no deja de dar cazar  alimañas o pequeños seres vivos para después comérselos, acude sin demora al profesional veterinario para que diagnostique qué le está ocurriendo a nuestro mejor amigo. Puede ser un problema de alimentación, enfermedad o alguna dificultad de comportamiento.

Carlos Rodríguez

Carlos Rodríguez

Soy veterinario, inquieto, músico adoptado y pintor sin lienzo.

CONTINÚA LEYENDO