¿Cómo se forja el carácter de un gato desde pequeño?

La forma de ser de los felinos empieza a formarse desde los primeros días. ¿Qué aspectos serán clave para que sea un adulto socializado?

La convivencia con sus hermanos será positiva
La convivencia con sus hermanos será positiva

El carácter de un gatito se empieza a formar desde los primeros días. Si sus padres han sido gatos equilibrados y han tenido buenas primeras experiencias podremos asegurar que el pequeño será un adulto que no necesitará de una reeducación firme para poder convivir en una familia.

Si queremos adoptar a un animal con una mente sana es mejor tener en cuenta los siguientes aspectos:

· Los animales que no tienen más de siete semanas de vida, como ya hemos dicho en otras ocasiones, están en el momento clave de su socialización y para acostumbrarse al hombre.

· El origen del animal será otra variante, así sabremos qué experiencias ha tenido antes de llegar a nosotros, con qué animales ha vivido, cómo le han tratado los humanos con los que ha coincidido…

· Es importante pararse a pensar en la experiencia que han tenido los futuros posibles propietarios con animales de esta especie. Si no tienen conocimientos sobre gatos tendrán que informarse y ayudarse aún más de los expertos, al menos en los primeros meses.

· Conocer la forma de ser del gato. Habrá que fijarse en las siguientes reacciones:

1. Excitabilidad. Para ello, hemos de llevarle a un lugar tranquilo y observarlo. Podemos también probar a sentarlo o tumbarlo durante 30 segundos.

2. Resistencia al manejo. ¿Se deja coger en brazos? ¿Permite que se le cepille el pelo? También preguntaremos si se deja cortar las uñas, que se le rodee el hocico con la mano…

3. Miedo. Habremos de comprobar su reacción ante personas desconocidas, su respuesta a ruidos fuertes, si tiene conductas exageradamente sumisas.

4. Sociabilidad. Para comprobar si es sociable, le cogeremos, acariciaremos y le llamaremos a una distancia para comprobar que nos hace caso.

Los investigadores y expertos en etología han identificado dos tipos de formas de ser del gato social: unos prefieren el jugueteo y otros los mimos.

Sean de una manera u otra, en lo que sí coinciden es en que la “personalidad” felina viene dada por la herencia genética y las experiencias.

Los padres le transmiten ciertas maneras de actuar

Por eso, es bueno que conozcamos a los progenitores de nuestro pequeño.

Teniendo en cuenta las experiencias, los felinos que han vivido en entornos “controlados” y han sido socializados, serán más calmados y confiados cuando intentemos manipularles que aquellos que tienen un bagaje de experiencias negativas.

Consejos a seguir para la socialización del gatito

Como las experiencias que tengan en las primeras semanas van a influir en su futuro carácter, vamos a tener presentes los siguientes puntos:

1. Le expondremos a estímulos. Cuantos más mejor y siempre buenos. Deberá tener contacto con el mayor número de especies, sobre todo con el humano: desde bebés hasta ancianos, pasando por gente con gafas, pelo largo, barba, gorra y, lo imprescindible, el veterinario. También con perros, aves, roedores…

Es bueno también exponerlos a todo tipo de circunstancias y entornos: coches, transportín, aspiradora, radio, juguetes…

2. Acostúmbrale a ser tocado, acariciado, cepillado, que le observemos el cuerpecito en profundidad, a tomar medicamentos, a ir a la clínica veterinaria…

3. Tendremos que enseñarle una serie de normas cuando es pequeño. Hay que tener presente que la educación de los gatos no se lleva a cabo de la misma manera que la de los perros y que no serán tan obedientes como estos. Habrá que usar snacks para persuadirle a hacer lo que quieres y recordar que los castigos serán contraproducentes.

Carlos Rodríguez

Carlos Rodríguez

Soy veterinario, inquieto, músico adoptado y pintor sin lienzo.

CONTINÚA LEYENDO