Cómo los perros demuestran que quieren a sus dueños

¿Te has preguntado alguna vez cómo tu perro demuestra su cariño? Probablemente esté manifestándolo con cada uno de sus gestos y a su vez esté demandando amor y atención por tu parte.

Perro demostrando cariño
Hay acciones que los perros realizan para demostrarnos cariño

Mi perro me lame. ¿Querrá decir eso que me quiere? Ah, y le encanta acurrucarse a mi lado siempre que puede. ¿Me estará transmitiendo su cariño? Seguro que preguntarse cómo demuestran los peludos el cariño hacia sus dueños es una conversación de lo más habitual y recurrente entre todos aquellos que disfrutamos de la compañía perruna.

Los perros, igualmente que las personas, siguen un patrón determinado para demostrar su afecto. Las vivencias, las experiencias y la propia personalidad de cada uno hacen que los actos de amor hacia nosotros sean distintos en cada uno de ellos. Sin embargo, sí hay patrones que la mayoría de los peludos siguen para expresar su cariño. Veamos algunos de ellos:

  • Te mira a los ojos. Cuando cruzamos la mirada con nuestro perro, estamos creando un vínculo afectivo muy potente, una especie de conexión entre los dos.
  • Se tumba a tu lado porque se siente protegido y cuidado por ti. Que los peludos se sienten en el sofá y apoyen su cabeza en nuestro regazo es sinónimo de máxima confianza, seguridad y cariño.
  • Cuando te entregan su juguete favorito, además de querer jugar contigo, es sinónimo de confianza. Los perros son animales muy territoriales y si les entregan a alguien su objeto más preciado es para demostrar afecto y agradecimiento.
  • Duermen a tu lado para sentirse protegidos. Da igual de qué manera duerman mientras sea a tu lado. Los perros, cuando están con más animales de su especie, duermen en manada para buscar calor y protección, sólo hace falta ver a los cachorros acurrucarse cuando tienen sueño. Por eso, cuando están en casa y quieren dormir a tu lado, es porque buscan precisamente ese calor y esa protección contigo.
  • Las muestras de alegría que nos otorgan cuando llegamos a casa. Da igual que hayas pasado todo un día fuera o que hayas salido sólo a comprar el pan. Ellos lo perciben como un largo tiempo en el que no han estado cerca de ti. Por eso, cuando escuchan la llave empiezan con la fiesta. ¡Una muestra más de cariño!
  • Se acomodan en tus pies. Si los gatos restriegan su cuerpo con el nuestro para impregnarnos de su olor y marcar su territorio, los perros hacen lo mismo sentándose en nuestros pies.
  • Si te dan lametones y te piden mimos es una de las señales más explícitas de demostrarte que te quieren. Además, si se tumban panza arriba para que le acaricies o le hagas cosquillas es un signo de confianza plena.
  • Mueve su cola sin parar o te sonríe. Con el movimiento continuo de su cola te está demostrando su emoción.

Debemos incidir en ese último punto, sí, ¡los perros sonríen! aunque resulte increíble. Según parece, al convivir con los humanos han logrado imitar un gesto similar al nuestro. Dicen que el ángulo de la boca se hace más pronunciado y se estira casi de oreja a oreja.

El rosto perruno es muy complejo y entender el lenguaje no verbal lleva su tiempo. Muchos han sido los expertos que se han aventurado a estudiarlo. En Reino Unido, una serie de investigadores ha ahondado en el tema creando un sistema de investigación conocido como "sistema de codificación de la acción facial en perros" (dog facial action coding system) mediante el cual intentan relacionar los movimientos del perro con las emociones que pueden describir. 

Nos encontramos, además, con otros estudios científicos dedicados a esto, como los realizados por el premio Nobel de Medicina Konrad Lorenz, que, con su libro Man Meets Dog (El hombre conoce al perro) dedica un extenso apartado a la manera que tienen de sonreír los canes “al sonreír, el perro abre de forma ligera sus fauces y enseña un poco su lengua”.

Pero... ¡eso no es todo! La etóloga y experta en comportamiento canino Patricia Simonet, tuvo la curiosidad de saber si los perros... ¡eran capaces de reír! Descubrió, mediante un método y estudio empírico de 15 cachorros, que cuando un perro se lo está pasando bien no suena igual que si se encuentra en una situación más neutra. Es decir, emite un sonido distinto que podría ser considerado como una risa. “Para un oído humano no entrenado, la risa del perro emitiría un sonido similar a un hhuh, hhuh”, comentó Simonet. 

Por lo que los perros nos mandan señales continuamente para demostrarnos su cariño y amor incondicional así como su felicidad y alegría.

CONTINÚA LEYENDO