Cómo desarrollar el olfato de tu perro a través de los juegos

Así como el sentido de la vista es el principal en los humanos, el sentido del olfato es el primordial en los perros. Es uno de los que tienen desde que nacen.

Weimaraner atento
El sentido del olfato es el más importante para los perros

El olfato es uno de los sentidos que los perros tienen desde que nacen, al contrario que el del oído y el de la vista, que tardan entre 10 y 15 días en desarrollarse y más de 6 meses para que puedan orientarse a través de ellos. La morfología de su nariz convierte al perro en uno de los animales con mayor sensibilidad olfativa. Por eso, cuidar de su olfato a lo largo de toda su vida es muy importante para que no vaya perdiendo esta propiedad y siga siendo el sentido que le caracteriza.

¿Qué son los juegos de detección o juegos olfativos?

Los juegos de detección, también denominados juegos olfativos, suelen ser una buena herramienta que ayudará a los peludos a educar y a trabajar este sentido. Se trata de juegos cuyo objetivo es hacer que el interés principal de los perros se enfoque en olfatear para llegar a encontrar un objeto escondido y tener una recompensa final por el trabajo realizado.

Beneficios

El principal beneficio que resulta de estos juegos es, lógicamente, el desarrollo del sentido olfativo y su ejercicio, que hará que los perros lo desarrollen mientras se divierten. Para ellos resulta un juego muy útil porque acaban obteniendo una recompensa final: aquello que se ha escondido y que acaban encontrando, haciéndoles sentir victoriosos y triunfantes, resultando éste ser otro de los beneficios del juego olfativo.

Juegos

Aunque pueda llegar a parecerlo, los perros no nacen enseñados. Por este motivo, involucrarles en los juegos olfativos debe convertirse en un camino en el que marquen ellos mismos el paso. Si no se ha practicado nunca, deberá empezarse por juegos fáciles y sencillos con el objetivo de divertir al peludo y no frustrarle.

Para los perros principiantes se recomienda empezar por tirarles un objeto ya conocido por ellos y muy reconocible por su olor (un snack o uno de sus juguetes). Tíralo lejos mientras lo visualiza. Para darle la orden de que vaya a por él, deberás tener una palabra clave, por ejemplo, “busca”. Repitiendo este juego, el peludo acabará asociando esta palabra clave con la acción de ir a buscar el objeto.

Cuando ya haya comprendido la orden (buscar un objeto o snack) se podrá pasar al siguiente nivel: esconder el objeto para que pueda buscarlo utilizando su olfato. Las primeras veces es recomendable hacerlo en un lugar que el peludo conozca a la perfección, como puede ser una habitación o por toda la casa. Si conoce el lugar le dará confianza y le facilitará la búsqueda. Una vez el peludo ya domine el juego, podréis salir y practicarlo en cualquier lugar.

También pueden realizarse juegos que no impliquen tener que desplazarse. Un buen ejemplo sería esconder un snack en una de las manos y que el peludo adivine en qué mano está escondido. Para que no acabe aburriéndose, el propietario se puede involucrar en el juego, siendo él mismo quien se esconda y a quien tenga que encontrar el perro.

Se trata de juegos que estimulan el olfato y la mente de los peludos, pero no se debe olvidar que justamente son juegos. Por tanto debe primar la diversión. Es muy importante no agobiar al animal si nos percatamos de que no resultan de su agrado e ir adaptando el juego, así como su ritmo, a sus preferencias.

CONTINÚA LEYENDO