15 consejos para el correcto uso de la correa

La forma en la que manejas la correa de tu perro es muy importante porque un mal uso puede generar problemas de conducta. Te enseñamos cómo utilizarla.

¿Alguna vez te habías planteado la importancia que tiene el collar y la correa para tu perro? No te haces una idea de todo lo que supone. El animal se expone a cantidad de asociaciones negativas mientras pasea y si utilizamos mal este accesorio se pueden generar problemas de conducta a largo plazo.

En muchas ocasiones los dueños de los perros con estos problemas suelen asociarlos a otras causas y por lo tanto es más difícil para el animal superar sus miedos o barreras de comportamiento. Imagínate que de golpe te ponen un elemento extraño en tu cuerpo: evidentemente para un cachorro es algo violento. ¿Cómo vamos a comparar pasear siendo libres a pasear con algo que te limita tu movimiento? Está claro que los perros lo notan y no es agradable para ellos.

Antes de todo tenemos que asumir que llevar al perro sujeto por la calle es obligatorio, no sólo por la seguridad de nuestra mascota sino también por la seguridad de los demás ciudadanos. Una vez que partimos de esta base lo importante es empezar a trabajar en un paseo agradable con arnés o collar y en el que nuestro peludo disfrute. Con esto conseguiremos que el perro sea más feliz pero también potenciará la relación entre ambos.

¿Quieres saber cómo hacer que tu perro asocie la correa con algo positivo? Para ello hay que utilizar el condicionamiento clásico de Pavlov. Es algo simple que consiste en utilizar en el animal dos estimulos: el primero es desconocido y el segundo tiene mucho significado para él. Cuando se presentan los dos seguidos el desconocido pasa a tener significado que podrá ser positivo o negativo según el otro estímulo. Por ejemplo, le ponemos al perro la correa y luego le damos un premio. Entenderá que ponerse la correa es positivo.

En cambio, si el paseo siempre ha sido un desastre con tirones, ahogo, rigidez… el perro sentirá que ponerse la correa es algo negativo. Además también asociará estos estímulos negativos con su dueño, con la zona en la que esté y con todo lo que se le cruce en esos momentos desagradables. Que todo esto le genere emociones incómodas puede hacer que el can reaccione de manera muy agresiva y no sepamos el porqué.

Una vez clara la importancia del buen uso de la correa vamos a darte algunos consejos para que tu perro ame ir sujeto:

Continúa viendo nuestras galerías