Educación del perro, enseñándole a convivir con su entorno

La primera enseñanza que debemos darle a nuestro can es la de aprender a vivir en el hábitat que le ha tocado. Tu hogar y el vecindario serán prácticamente los únicos lugares en los que vivirá toda su vida, entrénale para vivir en ellos.

Un border collie corriendo por la ciudad
Su hogar y su barrio serán los espacios donde convivirá

El entorno de tu perro lo formarán tu casa, los vecinos con los que viváis y las calles y el parque en los que paseéis. Pon todo tu empeño en acostumbrar a tu mascota a conocer las normas de convivencia y se relacione con los otros individuos de manera correcta.

En familia

Si sigues los siguientes consejos tu perro se comportará extraordinariamente en el entorno familiar:

  • No elijas a un perro por su exterior  adopta a uno cuyas características y forma de ser concuerden a la perfección con el modo de vida de vuestra familia. Debéis poneros de acuerdo en cuanto a las normas de la casa, todos tendréis que utilizar las mismas palabras y no permitirles las mismas cosas.
  • Lo mejor es guardar una rutina. Tu perro será más feliz y más obediente si fijas unos horarios de comida, de salida, el tiempo de juego, el momento del baño...
  • Jerarquía. Impide a toda costa que el animal intente imponer su dominancia sobre cualquier miembro de la familia. Por eso todos los miembros de la casa deben colaborar en la educación del animal, así obedecerá a cada uno en particular.
  • Niños y mayores. Ellos también deberán colaborar en el cuidado de nuestra mascota y tendrán unas obligaciones con ella aunque nunca podemos cargarles más peso del que pueden soportar. Simplemente haced que el animal sepa que están por encima de él en la pirámide jerárquica.
  • No caigas en antropomorfismos. El perro es un animal irracional que tiene su propia manera de relacionarse con el mundo, compréndele desde esa posición y no desde un punto de vista humano.
  • Cuidado con el hiperapego: podemos crear este sentimiento o actitud si no dejamos libertad de movimiento a nuestro animal, no podemos malentender el cariño.

La actitud de los vecinos es importante en la relación del animal con su entorno

La ciudad, la localidad, el barrio y el vecindario en el que vivimos influirán en la educación de nuestro animal porque debemos tener en cuenta las normas del lugar, las preferencias de los vecinos y lo que nos exija el casero si es que vivimos de alquiler. Documéntate en estos diferentes ámbitos ya que eres el principal responsable de los actos de tu peludo.

El desconocimiento de la ley no te excusa para no cumplirla. Y, más allá de cumplir la ley para que no nos multen, debemos ser éticos y actuar de la manera educada respetando a nuestros vecinos. Las pautas que siempre debemos tener en mente son:

  • Hay gente que no quiere tener contacto alguno con los animales porque les tengan miedo, rechazo o han recibido una educación diferente a la tuya. Sea por lo que sea, debemos respetar sus intereses e integrar a nuestro animal en el vecindario de acuerdo a estas circunstancias.
  • Si te encuentras con un vecino en el ascensor después de haber dado el paseo a tu perro pregúntale si le importa que subáis juntos. Si no es de su agrado habrá que respetar su opinión. Aprovecha la circunstancia y sube por las escaleras, ¡nunca viene mal!
  • Muy importante será el entrenamiento de tu perro para que no ladre, tanto si estás como si no estás en casa, tendrás que evitar que lo haga porque es un ruido muy desagradable. Si no consigues hacerte con tu animal, pide ayuda a un experto.
  • Pasea siempre a tu peludo sujeto con el collar hasta que lleguéis al pipican. Si tu animal no se lleva bien con otros canes o si le gusta coger cosas del suelo, ponle un bozal. No dejes que se acerque a la gente hasta que ellos no hayan dado su consentimiento, podría ser motivo de conflicto…
  • No intentes tocar tú a otro peludo sin consultar con su humano, podrías llevarte un susto.
  • Recoge siempre los excrementos de tu perro, da igual que sea en el parque o en una zona poco transitada. Tenemos que ser cívicos y mantener nuestro entorno limpio.
  • Infórmate de la normativa en cuanto a tu tipo de mascota y respecto a la localidad en la que vives y cúmplelas a rajatabla. Puedes consultar a tu veterinario o en el ayuntamiento del municipio.

Etiquetas: Adiestramiento caninoCuriosidades perrosEducación perroPerritos

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS