Conejos, ¿cómo los debemos tratar y educar?

Cuando adoptamos uno de estos roedores, el encargado de cedérnoslo nos suele informar de su alimentación y cuidados pero solemos irnos a casa sin saber cómo educar a un conejo. Hoy te damos las claves para aprender a manejarlo y domesticarlo.

Debemos manejarle con tranquilidad
Debemos manejarle con tranquilidad

Los conejos son seres que necesitan tiempo para adaptarse a un hogar y coger confianza con los humanos que lo habitan, por eso no debemos esperar de ellos que se conviertan en nuestros mejores amigos desde el principio ni que sepan cómo comportarse para una apacible convivencia con el ser humano.

Tenemos que observar y aprender a entender al pequeño peludo para saber cómo comenzar a tratarle. Acércate cada día un rato a su jaula para mirarle y que él se acostumbre a tu presencia. No hagas movimientos bruscos cuando así sea y ve acercándote progresivamente, sin prisa. A partir de esta investigación, intentaremos empezar a manejarle.

El manejo de los conejos

Los conejos son mamíferos bastante mansos y dóciles pero si los manipulamos de mala manera podemos llevarnos un buen susto, un arañazo o un mordisco (aunque esto ocurre en contadas ocasiones) y provocar que comience desconfiando de nosotros. Para que no haya malos entendidos entre tu conejo y tú, sigue estos pasos:

• Trátalo con mucho cuidado y paciencia, se asustan fácilmente y si le entran los nervios se retorcerá en tus manos con mucha fuerza y no solo te hará daño a ti sino que puede crearle problemas en sus pequeños huesos o en la columna vertebral.

• Si vas a alzarlo (cuando ya esté acostumbrado a tu presencia) para llevarlo a algún lado o acariciarle, coge con una mano su cuello y con la otra mano sujétalo por el tórax.

• Si vas a moverte de una habitación a otra con él en brazos, lo mejor es que lo hagas despacio, que lo pongas cerca de tu cuerpo y le hables en un tono calmado mientras le acaricias suavemente. Si te nota alterado o con prisas él también adoptará esa postura y será contraproducente para ambos.

• Bajo ninguna circunstancia cojas a tu conejo por las orejas, por muy grandes o accesibles que las tenga, puedes provocarle alguna lesión y aunque no lo hagas, no será su sitio preferido de agarrado.

• Evita dejarlo en estantes o lugares altos desde los que se pueda caer. Ponlo siempre en superficies seguras en las que no pueda hacerse daño si se mueve solo.

La educación y domesticación de tu conejo exigen paciencia

Estos roedores son seres muy temerosos. Si hace poco que ha empezado a vivir contigo, este es el momento ideal para la educación, pero debes ser paciente, suave y mantener siempre la calma. 

Para una correcta y eficaz domesticación de tu conejo debes:

Dejarle su espacio unas horas el primer día que llegue a su nuevo hogar, después acércate sin prisas y no por mucho tiempo.

• Evitar ser demasiado efusivo. No le grites, aunque sea de alegría ni le acaricies con muchas ganas, necesita un contacto tranquilo.

• Nunca te aproximes a su guarida por arriba, hazlo de manera que el animal te vea llegar desde lejos. Evitaremos asustarle.

• Cuando le cojas o le toques, dale una chuche las primeras veces, para que entienda que el contacto es bueno y siempre va a recibir algo positivo de ello. 

• Después de un par de semanas en tu casa, puedes sacarlo de la jaula, sin quitarle el ojo de encima. Si lo dejamos a su aire es probable que mordisquee algún mueble o aparato o haga sus necesidades por tu casa.

Etiquetas: Conejos enanosRoedoresconejos

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS