Cobayas, ¿cómo me comunico con mi nuevo roedor?

Estos roedores son seres sociales, por eso van a necesitar estar en contacto contigo para ser más felices. No podemos manejarlas de cualquier manera pero hoy te decimos cómo hacerlo.

Son asustadizas así que cógelas con calma
Son asustadizas así que cógelas con calma

Las cobayas son animales que viven en comunidad cuando se hallan en libertad, por eso han desarrollado una personalidad sociable y de trabajo en equipo. Si tienes la oportunidad, lo mejor será que te hagas con más de una cobaya a la vez y si son dos hembras mejor, así evitaremos la cría incontrolada al tener una pareja o las peleas al ser dos machos

Si no puedes tener más de un ejemplar, deberás prestarle (aún) más atención a tu pequeño roedor, darle cariño, tiempo y cuidados. De esta manera, conseguiremos que no esté decaído, que actúe de manera natural y que se sienta cercano a ti, notarás el vínculo que forma contigo.

¿Cómo le manejo?

Una cobaya no es un ser violento pero sí va a asustarse con facilidad por lo que dará vueltas nerviosas dentro de su jaula y pondrá difícil el ser cogida.

Para esto, cógele de las patas anteriores con una mano y con la otra haz lo mismo con las patas posteriores.
Para conseguir un ambiente más relajado utiliza una luz tenue.

No intentes manejarla desde arriba porque tenderá a huir. Este miedo le viene intrínseco porque los antepasados de nuestras cobayas, que vivían lejos del confort del hogar, solían ser atacados desde arriba por las aves de rapiña.

Si después de cogerla la sueltas por una estancia correrá hacia debajo de algún mueble. Asegúrate de soltarla en una habitación en la que no haya rincón al que no puedas acceder porque de lo contrario deberás ser paciente y esperar a que quiera salir de su escondite. Lo mejor es que si la sueltas por el suelo, estés vigilando sus movimientos para que sepas siempre dónde se mete, para que no se haga daño con nada ni provoque ningún desperfecto en tu casa.

La educación de esta mascota comienza desde el primer día

Cuando llegues a casa por primera vez después de haber comprado o adoptado (siempre mejor) a tu bonito roedor, déjale solo un rato dentro de su jaula para que se adapte al cambio. Lo más seguro es que permanezca escondido en un principio pero según vaya pasando el tiempo, la curiosidad le podrá y comenzará a investigar el nuevo espacio en el que se encuentra. 

Si te vas a acercar a su nuevo domicilio hazlo con lentitud, sin provocar ruidos estridentes y por poco tiempo.
Háblale siempre con un tono tranquilo y bajo, sobre todo en los primeros días. Con el paso del tiempo tu cobaya se acostumbrará a ti, conocerá tu voz e incluso querrá llamar tu atención con pequeñas vocalizaciones. Cuando te acerques se aproximará al cristal y hasta se levantará para llegar mejor a ti. Es curioso la evolución que experimentan estos animales si se les trata con cariño. Y es que ¿quién no va a saludar con efusividad a quien le da de comer, le entretiene y le cuida?

Etiquetas: CobayasRoedores

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS