Adiestramiento canino: enseñarle las órdenes básicas al perro

El adiestramiento canino en casa empezará por una serie de órdenes básicas que harán de la convivencia de nuestro perro con la sociedad un camino fácil. Ármate de paciencia, cariño y premios y pon en práctica tus habilidades de educador.

El adiestramiento canino comienza por las órdenes importantes
El adiestramiento canino comienza por las órdenes importantes

Cuando adoptamos o compramos un perro estamos introduciéndole en una sociedad determinada y tenemos que adaptarle a ese ambiente. Con el adiestramiento canino que pongas en marcha, tu amigo de cuatro patas aprenderá los comandos básicos para ser un perro apto para esa sociedad.

Las órdenes básicas del adiestramiento canino dependerán de ti y tu lugar de residencia

Las órdenes básicas dependerán en cierta medida del ambiente en el que viváis. Por ejemplo, si estás en la ciudad, tendrá que aprender a no ladrar cuando esté solo en tu piso y a hacer sus necesidades únicamente en el parque. Si vives en el campo y tienes una gran finca, será mejor que le enseñes a no escaparse del recinto y a volver a ti cuando se lo pidas. 

En general, tendrás que pensar qué órdenes os evitarán problemas en vuestra zona y qué necesitará saber para convivir en armonía contigo y tu familia, así no surgirán problemas relacionados con su comportamiento como conductas inapropiadas, peligros en la calle, mala educación con otras personas o animales, etc.

¿Cómo le enseño?

Si no instruimos a nuestra mascota en esos trucos, los realizará por intuición en el mejor de los casos.
Si queremos conseguir los mejores resultados, deberíamos apoyarnos en la experiencia de profesionales serios que eduquen en positivo a los peludos. No debemos fiarnos de lo que nos cuente nuestro vecino, con toda su buena intención, o de nuestro propio criterio para que “Max” realice lo que queramos.

Otras órdenes

Muchas veces nos obsesionamos con enseñarle al perro trucos que nos harán reír o con los que serán los reyes del parque. Enseñarle a que nos dé la pata o caiga al suelo cuando decimos “Bang” y le “disparemos” con la mano son trucos que tiene mérito conseguir pero solo servirán para entretenernos y sentir que nuestro can es más listo que otros.  Están muy bien pero hay propietarios que basan la educación de su mejor amigo en estas enseñanzas y dejan de lado lo importante, como que su perro deje de ladrar a los peludos que encuentra en la calle.

Centrémonos primero en inculcarle los códigos imprescindibles para que nuestro perro pueda vivir en la sociedad que nos rodea y dejemos los trucos graciosos para después.

Etiquetas: Adiestramiento caninoEducación perro

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS