Adiestramiento canino: cómo enseñarle la orden “ven”

La orden “ven” es, dentro del adiestramiento canino, una de las más importantes porque hará que tu perro se acerque a ti cuando quieras. Vamos a aprender a enseñársela.

En el adiestramiento canino es importante felicitarle
En el adiestramiento canino es importante felicitarle

En referencia al adiestramiento canino, resulta de una gran seguridad y comodidad saber que diciéndole a tu can la palabra “ven” va a acudir a tu llamada, pero esta es una orden que puede resultarle difícil de cumplir porque le impedirá hacer otra cosa que le apetece más.

Justamente por esta causa, es muy necesario que siempre que el animal nos obedezca, reciba una recompensa, puede ser una chuche, un juguete, corretear contigo o unas grandes alabanzas y mimos.

Para que la orden siga tan férrea como al principio, dísela cuando sepas a ciencia cierta que acudirá a ti. Si sabes de buen grado que no te va a hacer caso, es mejor que seas tú quien vaya hacia él para cogerle.

En la mayoría de los casos, cuando estamos en nuestro hogar, la llamada siempre va a tener un fin positivo: que le des de comer, que quieras jugar, que le vayas a poner el collar para ir a la calle… Pero si estamos en el exterior, la cosa cambia. Seguramente la razón sea que está oliendo algo que no quieres, que ya os vayáis a casa, que vea a otro perro a lo lejos y quieras evitar conflicto… Al fin y al cabo, le estarás obligando a no hacer caso a algo que quiere. Entonces será cuando tu peludo interprete que cada vez que le llames fuera de casa, será que quieres impedir su diversión y lo acabará asociando a algo negativo.

Para que el adiestramiento canino funcione, prémiale siempre que te haga caso

La solución para que esto no ocurra es que siempre que acuda a tu “ven” le des un premio o le felicites muy efusivamente acompañando el gesto con juegos y diversión. Se le olvidará lo que iba a hacer y asociará la llamada con un hecho positivo

Para que esto funcione, lo mejor es que cuando estéis en la calle le llames sin ningún motivo concreto, solo para darle un snack, celebrar con él que haya acudido a tu llamada y corretear con él. Después déjale que siga con lo que tenía entre manos. Esta pequeña acción hará que haga una asociación positiva.

En las llamadas, tu voz debe sonar tranquila e incluso alegre. Si le gritas o percibe enfado puede no hacerte caso.

No le castigues si un día no te hace caso y no regresa hacia ti, puede asociar la palabra “ven” con el castigo y no hacerte caso en las siguientes llamadas. Por último, si tu peludo no te hace caso cuando le llamas, tendrás que seguir entrenando con él, es una advertencia de que el comando no está bien aprendido.

Etiquetas: Adiestramiento caninoEducación perro

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS