Snacks para perros, ¿son realmente necesarios?

Las chuches se han convertido en un complemento indispensable en la alimentación de nuestras mascotas pero no podemos abusar de ellas. ¿Sabes cuándo y por qué hay que dárselas?

Un perro recibe un snack para comer
Un perro recibe un snack para comer

Los perros de los siglos pasados vivían felices sin la necesidad de ese suculento snack todos los días. Hoy en día existen en el mercado de la alimentación canina la más grande variedad de premios para perros diferenciando tamaños, formas, colores, texturas y sabores. Por ejemplo, entre unas pequeñas esferas con sabor a pizza o unos trozos que saben a jamón… ¡Uno ya no sabe qué elegir! Al igual que en otros aspectos de la educación y bienestar de nuestros canes, nos estamos pasando de cursis y abusones.

Los animales comen (o lo hacían hasta hace unos años) para cubrir sus necesidades nutricionales tal cual se lo pide su organismo y no hay más. Sin embargo, el hombre ha querido inventar unos extras con el fin de que nuestras mascotas también disfruten de aperitivos deliciosos de vez en cuando, al igual que hacemos nosotros. Antes de pasar a comentar las ventajas de estos productos, debemos avisar de que son una necesidad inventada por el hombre, de la que él también va a sacar partido. En nuestro empeño de antropomorfizar las necesidades de los perros, hemos ideado unos snacks para entretenerlos y como homólogos de nuestro helado de chocolate o nuestras gominolas. Una caricia o un rato de juego serán igual o mejor recibidos por el animal.

Una vez aclarado este punto, podemos decir que los snacks se han buscado su propia función positiva: ayudarnos a enseñar órdenes a los animales. Saber que después tendrán un rico premio ayuda al perro a hacernos caso cuando le mandamos que se siente o que venga hacia nosotros. Además, algunos sirven para mejorar la salud dental de nuestro peludo porque le ayudan a eliminar el sarro y dejan un aliento fresco.

Si vas a comprarle snacks a tu peludo, infórmate con tu veterinario de la calidad del producto que te interesa y sobre cuáles te recomienda él. No nos guiemos por el sabor a piña que tienen unas bolitas muy monas que estamos comprando en una tienda de dudosa especialización… En los establecimientos correctos encontrarás un sinfín de sabores y tamaños de estos productos de buena marca con los que podrás quedarte tranquilo ya que tu perro estará ingiriendo un producto estudiado. Además, ten presente que una chuche nunca debe ser ningún producto de nuestra propia alimentación sino que elegiremos uno de una gran marca que tendrá la misma composición nutritiva que los alimentos de uso diario.

Debemos administrar las chuches como suplementación a la dieta diaria

Recuerda siempre que estos productos son suplementación a su alimentación, un extra que no va a ser sustitutivo de su pienso. Por lo tanto, no debes dejar de darle parte de su ración diaria porque le estarás quitando el porcentaje de nutrientes que necesita durante esa jornada. Tampoco tienes que saturarle a chuches porque descompensará en exceso los niveles de nutrientes. Los excesos son malos tanto en un extremo como en otro.

Si dejamos de darle alimento, no tendremos cubiertas las cantidades de energía, fósforo, minerales, vitaminas, etc, que necesita y si nos pasamos con las chuches, estaremos aumentando algunos de esos compuestos (sobre todo el energético) que, a la larga, notará la salud del animal. ¿De qué manera? Si exponemos a nuestro mejor amigo a una abundancia de suplementos o restos de nuestra propia comida, estaremos sentenciándole a padecer enfermedades como la obesidad, problemas gastrointestinales, enfermedades bucales e incuso la caída de los dientes.

Etiquetas: Snacks para perros

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS