Minerales en la alimentación del perro: qué son y a dónde se dirigen

Representan una pequeña parte del peso vivo del animal pero con importantísimas funciones. Llegan a las partes mas íntimas del animal gracias a una correcta elección del alimento según edad y actividad.

Minerales en la alimentación del perro: qué son y a dónde se dirigen
Pixabay

Son nutrientes que no debemos manejar “a lo loco” (aportar calcio a los cachorros…) ya que la práctica totalidad de los alimentos comerciales tienen las dosis justas de minerales.

Calcio y fósforo

Son los principales integrantes del hueso, llegan a formar parte de sus células tras la ingestión y el paso de estos minerales al torrente circulatorio. El fósforo tiene otra importante y curiosa labor: es el responsable de transportar la energía a las células que la necesitan.

Magnesio

Interviene en la formación de hueso y junto al potasio “nada” en los líquidos del interior de las células (líquidos intracelulares). Tiene efecto laxante, lo contrario al calcio, que favorece la compactación de las heces.

Sodio y potasio

El sodio se localiza en los líquidos extracelulares (fuera de la célula) y el potasio dentro, regulan el equilibrio celular (equilibrio electrolítico).

Otros Minerales

En pequeñísimas cantidades y también con funciones importantes:

  • Hierro: transporte de oxígeno y respiración celular.
  • Cobre: “fabrica” hemoglobina.
  • Zinc: “fabrica” proteínas.
  • Selenio: mantiene en correcto estado las membranas musculares.

Etiquetas: Comida perro

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS