Los productos de la dieta BARF contienen altos niveles de bacterias

Un estudio concluye que los preparados comercializados con este nombre están contaminados por Salmonella, Campylobacter y Enterobacteriaceae y ponen en riesgo, además de la salud del perro, la de bebés, ancianos y personas inmunodeprimidas

Algunas de las bacterias son un peligro también para las personas que viven con la mascota

La revista Vet Record acaba de publicar un estudio en el que se alerta de la existencia de altos niveles de bacterias en los productos preparados de la dieta BARF para perros. Entre las bacterias encontradas están la Salmonella, Campylobacter y Enterobacteriaceae. Además, no solo suponen un peligro para el peludo sino que pueden afectar a las personas que conviven con él, principalmente a bebés, ancianos e inmunodeprimidos.

¿Qué es la dieta BARF?

La dieta BARF significa en español Alimento Crudo Biológicamente Preparado y consiste básicamente en darle al perro o al gato carne y vísceras crudas. Los defensores de este tipo de alimentación alegan que es lo que los ancestros de los canes comían, por lo que es lo ideal para los perros. También afirman que provoca menos alergias alimentarias que el pienso y que mejora el sistema inmune, los dientes, la piel y el pelaje de las mascotas. Sin embargo, la dieta BARF entraña un gran riesgo para el animal ya que la carne cruda de los preparados comerciales no se trata con calor ni se liofiliza para pasteurizarla. Esto conlleva un claro riesgo microbiológico.

El estudio

Para realizar el estudio, los investigadores analizaron 60 paquetes de productos cárnicos crudos que compraron en diferentes tiendas en un radio de 200 km del laboratorio en Upsala (Suecia) entre marzo y septiembre de 2017. Estos preparados de dieta BARF contenían carne cruda, huesos y órganos comestibles de vaca, pollo, cordero, pavo, cerdo, pato, reno o salmón. Algunos también contenían verduras, fibra vegetal y minerales.

Las muestras analizadas procedían de 10 fabricantes diferentes de Inglaterra, Alemania, Suecia, Noruega y Finlandia. Los resultaron confirmaron que todas contenían especies de Enterobacteriaceae como la E. coli, que indica contaminación fecal y también hace referencia a los estándares de higiene. Más de la mitad de ellas, un 52%, contenía niveles que superaban el máximo establecido por la Unión Europea de 5.000 bacterias por gramo. Aunque la mayoría de las especies identificadas no provocan infecciones, la E.coli sí las produce y se encontró en aproximadamente un tercio de las muestras.

Las especies de Salmonella que pueden ser nocivas para personas y animales y que además están prohibidas en cualquier producto de alimentación animal, se encontraron en el 7%. Las de Campylobacter, muy sensibles a la congelación, se hallaron en solo tres muestras de tres fabricantes distintos. Los autores apuntan a la posibilidad de que estas bacterias estuvieran presentes en más muestras antes de ser congeladas.

Recomendaciones si se le quiere dar dieta BARF a la mascota

Si has decidido alimentar a tu mascota con la dieta BARF, te recomendamos que la carne que le des la compres en la carnicería y sea apta para la alimentación humana. Los responsables del estudio proponen, en este sentido, congelar la carne hasta el momento de ser usada y descongelarla a 10ºC; guardarla separada de otros alimentos y reservar unos utensilios de cocina solo para manipular esta carne o lavarlos muy bien si se van a emplear en otros alimentos de la familia.

También habrá que tener cuidado de que el perro no nos dé un lametazo justo después de comer. Además, no es recomendable alimentar con dieta BARF a un perro que esté tomando antibióticos ya que podría aumentar el riesgo de resistencia a estos.

La última recomendación es, antes de empezar por tu cuenta, planteárselo al veterinario ya que es posible que sea necesario incluir suplementos o alimentos para cubrir las necesidades nutricionales de la mascota.

Mar Aguilar

Mar Aguilar

Soy redactora jefe web de Muy Mascotas y enamorada de los animales, especialmente de un golden retriever llamado Bruce y de un bosque Noruega de nombre Bombón. Me interesan los temas medioambientales y defiendo a capa y espada a los animales que no tienen voz. También me gusta levantar pesas, hacer yoga, leer y lo que a todos: ir al cine, estar con los amigos y bla, bla, bla. Puedes contactar conmigo en maguilar@zinetmedia.es

CONTINÚA LEYENDO