Las 10 reglas de oro de un buen alimento

Nuestra mascota merece una alimentación de calidad para estar sana y enérgica. A continuación te explicamos las 10 normas que un buen alimento debe seguir.

Pienso de perro
Comprueba que el pienso es de buena calidad

Nuestras mascotas necesitan una alimentación de calidad para estar sanas y enérgicas. ¿Cómo se sabe si su comida es de buena calidad? Si cumple las siguientes normas:

Las proteínas

La proteína es un nutriente fundamental en la alimentación de cualquier ser vivo y, por lo tanto, lo será en nuestra mascota. Cuando en el organismo de nuestro peludo pasarán a ser parte de enzimas, hormonas y secreciones corporales. Su objetivo será el de proteger los tejidos del perro.

Las proteínas están compuestas por elementos más pequeños, los aminoácidos, que al unirse mediante enlaces peptídicos forman las proteínas. La calidad de las proteínas que le demos a nuestro animal dependerá de los aminoácidos que la formen.  Algunos aminoácidos no son sintetizados por el cuerpo por eso es bueno que el animal los consuma en su dieta o de lo contrario tendrá problemas como la imposibilidad de generar tejidos.

Para medir la calidad de las proteínas utilizamos el valor biológico que nos va a proporcionar el porcentaje de nutrientes que ha sido retenido por el organismo y no ha sido expulsado a través de los excrementos o la orina.

Cantidad justa de vitaminas y minerales

Los minerales conforman el 0,7% del peso corporal del animal. Los macrominerales más utilizados son el calcio, elpotasio, el sodio y el magnesio y los microminerales son el hierro, el zinc, el cobre, el manganeso, el yodo y el selenio. Cada uno estará constituido en su justa medida, pasarse de este porcentaje será perjudicial para el animal.

El objetivo de las vitaminas será promover y controlar la variedad de procesos fisiológicos. Aunque no por proporcionarle más a nuestro animal vamos a conseguir mejores resultados si no que le acarrearemos problemas tales como: gasto innecesario o una posible toxicidad.

El calcio

Este macromineral merece un apartado propio pues tiene como objetivos el control de la presión de los fluidos, la vigilancia de las funciones celulares, la contracción muscular y la integridad de las estructuras.

En el pasado, los animales solían tener deficiencia de calcio pero en la actualidad pueden caer en el exceso si mezclamos una dieta de alta calidad con complementación de calcio. Si alimentamos al perro con productos de calidad no necesitará un suplemento de calcio (esto no incluye los momentos en los que el veterinario se lo recete).

La  deficiencia de calcio viene dada por una dieta BARF o una alimentación exclusivamente cárnica y puede provocarle vómitos,diarreas,deshidratación o anorexia entre otros problemas. Por su parte, el exceso de calcio provocará que crezca más despacio, tendrá una bajada en la función tiroidea y podrán aparecer edemas.

La fibra en su justa medida

La función de la fibra es ayudar a la digestión de alimentos y el tránsito de productos de desecho. La componen los carbohidratos insolubles como la celulosa, la hemicelulosa pectina y la lignina.

La fibra regula el organismo con lo cual evita el estreñimiento o la diarrea. Se usa en dietas de adelgazamiento porque hace sentir saciedad y rebaja la absorción de lípidos. Si tu animal es diabético la fibra le ayudará a regular la cinética de la glucosa y la insulina.

Un alimento duro es mejor

Los productos alimenticios para perros que existen en el mercado pueden ser:

  • Enlatado: 68/78% de humedad.
  • Semihumedo: 23/40% de humedad.
  • Seco: 6/10% humedad.

Aunque la calidad del producto no va a depender de su textura sí que encontramos más ventajas en la seca porque ayudará en la salud dental del animal. La presentación del producto seco ayudará a la eliminación del sarro. Sin embargo, el semihúmedo o húmedo lo producirán.

Los conservantes

Los aditivos no proporcionan directamente una mejora nutritiva pero sí son buenos para la calidad del producto respecto a la duración del mismo. Y es que previenen el deterioro tras la fabricación y mejoran la estética del alimento aparte de su palatabilidad. Los más usados son emulsionantes, los colorantes, los antioxidantes, los antimicrobianos, y los aromas.

Los aditivos que las marcas de calidad incluyen en los productos alimenticios para perros no son perjudiciales para su salud pues están regulados por consumo. Si prefieres comprarle un alimento denominado natural por su fabricante para evitar los aditivos debe saber que la calidad del producto no va a depender de si hay o no aditivos sino de la calidad propia de los ingredientes.

La palatabilidad

Un correcto alimento para animales de compañía debe ser aceptado de buen grado por el peludo. A esto lo llamamos palatabilidad y es que la comida aparte de tener buenos nutrientes debe estar rica para que nuestro amigo quiera comerla.

Para ello influirá el olor, la temperatura, la textura, los nutrientes que la hagan más apetecible como las grasas o la proteína y, por último, la costumbre de un animal a uno u otro producto.

Un buen envase para conservarse

Existe una ley que ampara el envasado de la alimentación para animales por lo que un fabricante no puede hacer un envase o un etiquetado de mala calidad por abaratar sus costes, tiene que asegurarse de que el continente sea bueno para la conservación del alimento.

Antes de optar por un producto fíjate en el envase: en las características de su envasado, la información del fabricante, el almacenaje... Desecha latas abolladas, sacos con manchas de grasa o envases sin información.

Cuidado con la fecha de caducidad

Al igual que los productos para humanos: la fecha en la que el alimento para tu mascota va a deteriorarse es muy importante porque puede determinar que la salud de tu pequeño empeore.

Dosificación según tamaño y grado de ejercicio

Tendremos que pensar en el ejercicio que hace nuestro animal y en su peso para elegir la cantidad de alimento diaria. Lo mejor es que hagamos caso a las recomendaciones de nuestro veterinario y sigamos las indicaciones que el fabricante escribe en el envase del producto.

Cuando entre tu veterinario y tu concretéis la cantidad exacta que precisará el peludo puedes poner una marca en un bote para no tener que pesar la cantidad a diario. Si existen cambios en el peso, la salud o el estilo de vida del animal tendrás que hablarlo con el profesional para adaptar de nuevo su alimentación.

Etiquetas: Alimentación cachorrosCuriosidades perrosDieta barfDieta caninaPerritos

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS