Patrocinado

La comida más ecológica para tu mascota

Escoge los productos que, además de ser sanos y frescos para tu perro o tu gato, cuidan el medioambiente.

Tu mascota también puede contribuir a cuidar el planeta. ¿Cómo? De la forma más placentera que es capaz de imaginar: comiendo. Y no cualquier cosa, sino los manjares elaborados con carne fresca y otros ingredientes naturales, como frutas y verduras, que la compañía Edgard & Cooper lleva años preparando para deleite de perros y gatos.

¿Por qué escoger estos productos para la alimentación de tus amigos peludos contribuye a cuidar el medioambiente? Porque Edgard & Cooper trata siempre de reducir al máximo la huella ecológica que genera su actividad y, por ello, no utiliza plástico en ninguno de sus envases; sus sacos de pienso son 100% biodegradables y emplea tintas al agua para reducir la contaminación. Además, todas sus latas y tarrinas son muy fáciles de reciclar. Hasta la fecha, la compañía ha conseguido ahorrar más de un millón de bolsas de plástico.

¿Fresco o tradicional?

A los perros y los gatos les encanta el aroma y el sabor de la carne fresca –la comida natural de tu mascota–, la cual contiene un montón de nutrientes y antioxidantes que mantienen a tu amigo feliz y sano.

A los gatos les ofrecen pescado blanco –con certificación MSC, garantía de que proviene de fuentes sostenibles–, y pollo o pato en lugar de carne roja, ya que contienen mu- chas menos grasas saturadas. Y aunque los gatos obtienen de la carne todos los nutrientes que necesitan, Edgard & Cooper añade a su comida hierbas, flores y frutos escogidos para que estén siempre vitales.

Solidaridad peluda 

Además de preocuparse por cuidar el medioambiente, Edgard & Cooper dona el 10% de sus ganancias a The Dog Care Clinic, un centro veterinario que ayuda a los perros desamparados en Sri Lanka –uno de los países donde más animales son abandonados–. Además, colabora con diversas causas, como El Verano en Casa o Echa una Pata, entre otras, ayudando siempre a los perros y gatos más desfavorecidos.

Continúa leyendo