El calor disminuye el apetito del perro. ¿Qué puedo hacer?

Te damos varios consejos para combatir la pérdida de apetito en perros cuando suben las temperaturas. ¡No te los pierdas!

El bebedero debe estar alejado del sol y el calor

El calor está bien pero en su justa medida, como todo. En invierno lo añoramos, sin embargo, cuando llega el verano experimentamos su cara B y nuestras mascotas también. Una de las consecuencias de las altas temperaturas es la pérdida de apetito en perros. Si a la hora de escoger el pienso de nuestro perro elegimos uno de calidad, que se conserve perfectamente con el pasar de las semanas y si además estamos pendientes de que nuestro perro tenga siempre agua fresca a su alcance y cuidamos su pelo y piel, evitaremos en buena medida este efecto secundario del verano.

Si el calor le ha podido, notarás que no tiene ni fuerza ni apetito

Será fácil notar los efectos del calor en nuestro perro: estará más apático, sin mucho ánimo y no comerá lo que le pones en el cuenco, entre otras cosas. Incluso los glotones, que relamen el comedero después de engullirlo todo, podrán sentir esta pérdida de apetito en perros. 

Cuando llega el verano, muchos venís a la consulta comentando que vuestro perro no come nada, por lo que tiene que pasarle algo y preguntando qué podéis hacer para que recupere el apetito. Es por culpa del calor, ahora ya lo sabes, pero no es un problema grave, es normal que ante los cambios de temperatura nuestro mejor amigo esté apático ante el alimento, a muchas personas les ocurre lo mismo.

El tipo de alimento

No nos cansaremos de repetir que la alimentación es una de las bases de la salud de nuestro animal y que en el estío nos daremos cuenta de si en su día elegimos bien o mal el producto y marca:

• Si cuando llegó a casa decidimos darle una dieta BARF comprobaremos que en esta época del año nuestro peludo no se sentirá tan atraído por ella y dejará parte o todo lo que le hayas puesto en el cuenco. ¡Con lo que nos ha costado esta comida!
• Si decidiste darle alimento húmedo por su mayor contenido acuoso, este también se estropeará rápido si nuestra mascota no lo devora al instante. Sabiendo esto, puedes servirle raciones más pequeñas pero con mayor frecuencia, así no dará tiempo de que se eche a perder. También es buena idea dárselas en las horas más frescas del día.
• Si elegimos un pienso, todo será más fácil: resiste mejor las altas temperaturas (también las bajas y las lluvias) y si a nuestro perro no le apetece tanto comerlo, podremos usar este truco para dárselo: rociar ligeramente las croquetas con aceite vegetal. De esta manera conseguiremos que las croquetas le resulten más apetecibles a la vez que aumentaremos su contenido calórico. Insistimos en que se trata de rociar ligeramente porque no se trata de que floten en aceite.

La importancia del agua

Aunque no lo hayas pensado, el estado del agua que le pones a tu animal influirá bastante en sus ganas de comer. Si no le cambias el agua con regularidad y se pone caliente, la rechazará, pero además le influirá en su apetito. La solución es fácil: vigila que el bebedero no quede nunca directamente bajo los rayos del sol y cambia el contenido varias veces a lo largo del día. Puedes ponerle agua fresca de la nevera pero que esté no demasiado fría.

El estrés

Los perros de pelo largo como el border collie, chow chow y las razas que aún no se han adaptado al calor de nuestro país, como las del norte de Europa, pueden padecer estrés en verano. Tenemos que motivar aún más a este tipo de perros a que coman para que compensen el desequilibrio que el estrés les hace padecer.

Si tu peludo está acostumbrado a un pienso de alta calidad la solución será, de nuevo, echarle un chorrito de aceite vegetal y le volverán las ganas de comer.

En los casos que más cueste motivarle, podemos recurrir a productos creados especialmente para combatir la pérdida de apetito en perros, son superapetecibles y con los nutrientes que necesitarán estos días. Pregunta a tu veterinario si no hay manera de que tu peludo coma.

Carlos Rodríguez

Carlos Rodríguez

Soy veterinario, inquieto, músico adoptado y pintor sin lienzo.

Continúa leyendo