Alimentación del cachorro, comportamientos extraños al comer

Los perros pequeños son los que más problemas presentan con respecto a la alimentación. Hoy vamos a hablar de las dificultades a las que deberemos hacer frente.

El cambio a una dieta seca les afectará
El cambio a una dieta seca les afectará

Los cachorros a menudo actúan de manera extraña en cuanto a la comida se refiere porque son propensos a padecer alteraciones gastrointestinales.

Podemos encontrar animales que ni miran el cuenco en el que tienen el pienso y, por el contrario, también podemos tener un cachorro que devore todo lo que le has puesto sin casi respirar. Dentro del mundo canino encontramos también a cachorros que tienen la mala costumbre de ingerir heces... Sabiendo que el mundo de la alimentación de cachorros no es un camino de rosas, vamos a profundizar en cada uno de los casos para poder impedir que nuestro cachorro continúe actuando de manera incorrecta.

Nuestro perrito puede no comer por la delicadeza de su estómago

El hambre así como la sensación de saciedad se siente desde el cerebro, es decir, el sistema nervioso central recibe información de diferentes partes del cuerpo y la convierte en una de esas dos sensaciones. Si un ser vivo no ha ingerido comida durante unas cuantas horas, unos receptores de presión del estómago envían información al sistema nervioso central que la procesa y crea una respuesta: necesita alimento.

No solo existen estos receptores sino que en el organismo del animal existirán otros receptores mucho más complejos que percibirán la cantidad de glucosa o proteínas en el cuerpo del cachorro. Además calcularán si el animal tiene las proporciones justas de nutrientes o no. Después de esta observación valorarán si deben promover la búsqueda de alimento para satisfacer la necesidad de dichos nutrientes.

Pero hay veces en las que nuestro cachorro, pese a proporcionarle el alimento que en teoría necesita, no lo comerá. ¿Es momento de preocuparse?

Hay varias razones por las que nuestro cachorro puede dejar de comer:

· Factores comportamentales. Un cachorro que acaba de llegar a casa y no esté habituado a nuestro hogar puede no querer comer. Tendremos que dejar que huela y experimente sus nuevas circunstancias. Otra causa puede ser que haya animales dominantes en el hogar que asusten al peqeuño. Para acabar con este problema, evitaremos los enfrentamientos colocando un comedero para cada peludo en diferentes habitaciones.

· Causas patológicas. Existen variadas enfermedades que provocarán que nuestro pequeño perro deje de comer, entre ellas están los problemas en las vías respiratorias altas. Si le ocurre esto, no podrá respirar y, al no poder oler su comida, se le quitará el apetito.

· Recibe una mala alimentación. Puede que el alimento que le damos a nuestro cachorro sea de mala calidad o quede en mal estado rápidamente. El animal intuye algún problema y no querrá comer por perjudicar a su organismo.

Si tu cachorro deja de comer durante más de un par de días, acude a tu veterinario para conocer las razones y poder tratarlo. Puede ser tan fácil como cambiar de producto alimenticio pero debemos ponerle remedio lo antes posible.

Come demasiado

Unas veces tan poco y otras tanto, y es que hay animales que nunca se cansarán de comer. En cuanto te ven acercarte con el pienso hacia su cuenco tardarán escasos segundos en tragarse todo lo que le echas. Pero no queda aquí su afición por la comida, sino que intentarán buscar en la basura o en el suelo de la calle para encontrar trozos de comida. Las causas de este comportamiento pueden ser:

· Se aburre. Si tu animal no recibe la suficiente motivación buscará sus propias maneras de entretenimiento y una de ellas puede ser la ingesta incontrolada de comida. Es más frecuente en los felinos pero los cachorros también usan este método cuando se aburren.

· El alimento no es de calidad. Si el organismo de tu pequeño peludo determina que no tiene los suficientes nutrientes ordenará al sistema central que continúe teniendo hambre para que el cachorro busque la manera de satisfacer dicha escasez. La solución de este problema es comprar un pienso de buena calidad.

No permitas que tenga comida todo el día en su cuenco. Debemos darle la cantidad exacta (indicada por el veterinario y el fabricante) en cada toma y retirarle los restos si es necesario. De lo contrario, crearemos un animal ansioso.

Si quieres dejarle su comida todo el día en el plato, tendrás que esperar a que alcance casi completamente su peso de adulto.
En ningún caso le des de tu propia comida. No le estarás dando más cariño porque compartas tu alimento con él, de hecho, estos aperitivos provocaran alteraciones digestivas, obesidad, ansiedad y otros problemas de conducta.

Se come las heces

Es repugnante ver cómo nuestro perro come excrementos propios o de otro animal cuando estamos en la calle. No es una actitud que vaya a causarle graves problemas pero no por esto debemos dejar que lo haga. De hecho, en alguna ocasión puede tragar parásitos que tenía el animal que hizo dichas deposiciones. Por lo tanto, siempre debemos prohibirle comer esta desagradable sustancia.

Las causas más habituales de esta práctica son: el aburrimiento, la necesidad de completar la cantidad de nutrientes que necesitan o con el fin de ingerir los minerales o enzimas por padecer una enfermedad del páncreas.

¿Cómo evitamos este comportamiento? Pasa más tiempo con tu animal para que no sienta ese aburrimiento que le lleva a actuar de manera extraña, comprueba con tu veterinario que el alimento que le proporcionas es de calidad o pídele que le haga ciertas pruebas para averiguar si se trata de una enfermedad.

Etiquetas: Adiestramiento caninoAlimentación cachorrosCachorro

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS