Nutrición en la gestación y lactancia de mi gata

Nuestra gata comienza a engordar desde el primer momento de la gestación por eso tenemos que cambiar un poco su alimentación durante este tiempo, ¿sabes qué debes darle?

Una gata alimenta a sus cachorros
La gata acumulará grasa al principio de la gestación

Cuando una gata está embarazada tenderá a acumular grasa al principio de la gestación con el objetivo de usarla en la parte final del embarazo y en el periodo en el que debe alimentar a sus gatitos, a este proceso de reserva se le conoce como anabolismo gravídico. Aunque el aumento de peso que compruebes a partir de la sexta semana se deberá al engorde de los fetos.

¿Qué alimento tenemos que administrarle en la gestación?

El aumento de energía en la gata ayudará a que los gatitos que está gestando tengan un porcentaje más elevado de sobrevivir después de haber nacido. Si nuestra gata no come demasiado durante el embarazo afectará de manera significativa en la salud de sus hijos. Es decir, si nuestra gata no consume un alimento rico en grasas (que son las que aportan energía) sus cachorros no habrán reunido suficientes reservas hepáticas, lo que tendrá consecuencias en su posterior crecimiento.

En esta etapa es bueno darle a la mamá un alimento para gatitos, pues guarda los nutrientes que van a necesitar los fetos y, en consecuencia, le vendrá bien a ella. Nuestra felina comerá un 10% más de lo habitual cada semana, cuando acaba el embarazo, habrá consumido un 70% más de energía de lo que necesita sin estar gestando.

Puede que notes que al final de este periodo come menos. No te asustes, es normal. El útero de la minina tendrá un gran tamaño y esto impedirá que pueda llenar el estómago. Entonces comenzará a utilizar las reservas de energía.

La lactancia

Tras haber dado a luz, la gata seguirá pesando un 20% más de lo que pesaba cuando no estaba embarazada. Ese porcentaje de más es el correspondiente a la grasa acumulada que va a ir utilizando en esta nueva etapa en la que da de comer a sus pequeños.

Durante la lactancia debemos darle a nuestro animal un alimento con gran cantidad de valor energético, con más proteínas y dejar que consuma cuanto quiera. Va a gastar más energía que en el periodo de gestación y va a traspasar bastantes proteínas a sus gatitos a través de la leche.

Normalmente el pienso que le has dado mientras estaba embarazada va a ser el mismo que tengas que darle ahora aunque, como decimos, permítele que consuma cuanto quiera. Un pienso normal para gatos adultos no será suficiente en estos momentos.

El agua será indispensable en estos momentos. Tendrás que darle agua fresca y limpia para que no se deshidrate, porque de lo contrario podrá afectar a la producción de leche. Cuanto mayor es el número de gatos nacidos menor será la proporción que le toque a cada uno de leche, imagina cuán importante es que la madre beba agua y esté bien nutrida.

En un parto normal lo mejor es que a las tres o cuatro semanas de vida de los pequeños felinos ayudes a la madre dando a los bebés otro producto alimenticio a parte de la leche de sus madres. Consulta a su veterinario para ello.

A la sexta o séptima semana tras el nacimiento de los animales, la gata debería comenzar a recuperar su peso normal. Si tu gata sigue delgada después del destete continúa dándole el alimento de lactancia hasta que vuelva al peso ideal. Poco a poco volveremos a acostumbrarla a su dieta de toda la vida.

Etiquetas: Comida gatoCuriosidades gatosDieta felinaGatitos

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS