¿Cómo llegó Snoopy a la vida de Charlie Brown?

Hubo un pasado sin perro en la vida del famoso niño de camiseta amarilla, pero no debió ser muy alegre porque pronto fue en busca de su inseparable amigo, ¿cómo se conocieron?

Aquella famosa tira cómica que comenzó en los años 50, que más tarde se convirtió en dibujos animados (años 80), contaba el día a día del beagle blanco y negro Snoopy, su pequeño propietario Charlie Brown y el grupo de amigos de éste.

En el cómic Carlitos cuenta, después de muchas tiras, que sus padres le compraron un perro después de que le tiraran un cubo de arena en la cabeza. Pero, sin duda, nos quedamos con la versión de la serie de televisión: Charlie Brown adoptó a su animal. En realidad acude a una granja donde está el animal tras leer en el periódico que allí vendían un cachorrito. Carlitos solo tiene 5 dólares en su hucha, pero al granjero le parece suficiente e indica al niño dónde se encuentra el cachorro.

El niño acude a la granja con su mejor amigo Linus, quien en un momento dado le dice: "tienes un perro usado, Charlie Brown", una frase que parece insignificante pero que encierra un significado muy importante: normalmente las personas quieren un cachorrito, nuevo y bonito pero la realidad es que hay animales igual de preciosos y buenos que son rechazados por no ser "nuevos". La respuesta de Charlie Brown es la que esperábamos, le da igual que el peludo ya haya tenido otra familia porque ahora Snoopy es su perro. Un mensaje que los niños absorberán como esponjas, aunque teniendo en cuenta que el capítulo se emitió en 1991, sabemos que aún quedaba mucho que hacer por la protección animal y la adopción de animales en concreto.

Otro apunte es que Snoopy siente claustrofobia cuando está en el interior de su caseta, por eso casi siempre le vemos tumbado encima de ella. Esto puede ayudar a los niños a entender que los perros tienen emociones, que pueden asustarse y que no todos los inventos que el hombre ha fabricado para los perros son válidos. Hay que conocer la forma de ser de nuestro animal y adaptarnos a sus circunstancias. Si nos damos cuenta de que sienten miedo por algo, hay que tratar ese problema.

Por lo tanto, la tira cómica o los dibujos televisivos de Snoopy son una buena manera de introducir la protección animal a nuestros pequeños y la tremenda responsabilidad que supone tener una mascota bajo nuestro cuidado. Lo mejor es que lo leamos con ellos (o veamos) y les expliquemos todos los pormenores según vayan apareciendo en la historia. También cuando Charlie Brown se confunde en la educación o trato con Snoopy. Al fin y al cabo, también es un niño que está aprendiendo a cuidar a su perro.

Noelia Gago

Noelia Gago

Redactora de Muy Mascotas y afincada en las redes sociales. Me enfadan las injusticias pero cojo fuerza para batallarlas. Un planazo: una visita a un local o evento petfriendly con mi perro Luca, Kata prefiere quedarse en casa. Estoy para ti en Twitter @NoeliaGago.

Continúa leyendo