Bélgica obliga a esterilizar a los gatos domésticos

Las autoridades belgas son las primeras del mundo en imponer esta medida. El objetivo es terminar con el creciente problema de la superpoblación gatuna.

“Quien quiera tener a su gato debe esterilizarlo. Si no, tendrá que hacerse cargo de los descendientes que acaban en las calles, en albergues o que son sacrificados”, Ben Weyts, responsable de Bienestar Animal en Flandes.

En Valonia las autoridades recogen a 30.000 gatos al año, de los que sacrifican unos 10.000. Una pareja de gatos puede tener unas ocho crías al año. Esto supone 40 nuevos animales al siguiente año. Las protectoras no pueden sufragar los gastos de la superpoblación felina ni encontrar casa para todos.

Con la medida se lograría un equilibrio entra las adopciones y los abandonos. De negarse a esterilizarlo, los belgas pueden sufrir multas de hasta 100.000 €.La medida se implantará poco a poco para acabar con la resistencia de algunos propietarios.

Continúa leyendo