Todo lo que debes saber sobre el weimaraner

El weimaraner es un perro leal, inteligente y activo, cariñoso y con instinto protector. No obstante, hay cosas que debemos saber antes de adoptar uno.

El weimaraner es un perro muy apreciado, en gran medida por su impresionante belleza, su hermoso pelo y su estilizada figura, pero también por su carácter protector y familiar y su naturaleza noble. Por su pasado de perro de muestra y cobro, posee aún cierto instinto cazador, pero eso no impide que sea un excelente perro hogareño, noble, fiel y bueno con los niños.

A pesar de su buen carácter, uno de sus rasgos es la testarudez, especialmente cuando son cachorros, por lo que precisará de una educación firme para evitar problemas en el futuro. El weimaraner debe saber quién es el líder de la “manada”, así como respetar a todos los miembros de la familia.

Sus orígenes son confusos. Parece ser que procede del perro de San Huberto, un sabueso originario de Bélgica. Otras teorías indican que proviene de una raza francesa llamada leithunde. En cualquier caso, sus orígenes más inmediatos están en Alemania, aunque se extendió rápidamente por el resto de Europa. A finales del siglo XIX era la raza más empleada como compañeros de caza, y tras la Segunda Guerra Mundial experimentaron un importante auge como perros de compañía, sobre todo en Estados Unidos.

En cuanto a su carácter, muchos de ellos son tímidos y desconfiados con los desconocidos, pero su capacidad de adaptación es buena, por lo que no presentan problemas de carácter. Con su familia son protectores y fieles, aunque precisan de mucha atención y odian la soledad. Son perros “exigentes”, en el sentido de que demandan horas de compañía y atención, y serán los más felices si haces ejercicio con ellos.

El pelaje es su sello físico más característico, con ese gris plateado que le ha otorgado durante décadas el sobrenombre de “fantasma gris” debido, al parecer, a alguna leyenda del pasado. Sus extremidades son alargadas, fibrosas y resistentes, así como su pecho, muy musculoso y algo hundido.

En definitiva, los weimaraner son buenos compañeros, fieles, inteligentes e intuitivos, que quieren mucho a su familia pero que precisan de mucha atención. ¿Estás dispuesto a adoptar uno? Te contamos algunas curiosidades.

Continúa viendo nuestras galerías