45 nombres originales y bonitos para tu perro

La llegada del perro a casa es un acontecimiento lleno de nuevas experiencias. La primera de ellas es elegir el nombre, lo cual no es tarea fácil. Te damos algunas ideas.

Elegir el nombre para el nuevo miembro de la familia es un paso importante y no podemos hacerlo a la ligera. Tiene que “pegarle” a nuestro perro y nos tiene que gustar también a nosotros (a toda la familia) para contribuir a ese vínculo especial que crearemos con él o ella. Pero, ¿cómo elegirlo? Nuestros gustos, la apariencia y el carácter del perro, junto con algunos sencillos consejos, nos darán las claves.

En primer lugar, es mejor que sea un nombre corto, de dos sílabas, aunque un nombre de tres sílabas que suene directo (como alguno de los que te proponemos) tampoco es una mala idea. No es que si le pones un nombre largo no te vaya a hacer caso nunca, pero los perros reconocen mejor los nombres de dos sílabas o menos. Sobre todo, lo más importante es que sea fácil de pronunciar, para mayor comodidad tuya y un mejor reconocimiento por parte del perro cuando sea necesario. Además, que sea un nombre fácil ayudará a que se lo aprenda más rápido.

En segundo lugar, procura que sea un nombre original y personal. Si descartas nombres típicos como Kira, Rex o Toby, evitarás confusiones en el parque o la calle y a él le será fácil reconocer que le estás llamando. Nombres inspirados en películas, series o libros que os gusten, en estrellas de rock o nombres mitológicos son siempre una buena y personal opción.

Otros dos aspectos a tener en cuenta son, como decíamos, su aspecto físico y su carácter. Por ejemplo, un nombre como Thor o Hagrid son perfectos para un grandullón y quizá no tanto para un chihuahua o un yorkshire, pero por supuesto para gustos los colores.

Si hemos adoptado a un perro joven o adulto, que ya tenía un nombre en el refugio y responde a él, es mejor conservarlo. Si ya tiene que adaptarse a un nuevo entorno y una nueva familia, cambiarle también el nombre no es muy buena idea, aunque cada caso es particular.

Por otro lado, si hemos adoptado a un cachorro, podemos esperar unos días o una semana antes de decidir su nombre. En ese tiempo podremos observar su carácter, sus manías o sus movimientos, y quizá se nos ocurra el nombre perfecto para él.

En definitiva, lo más importante es que os guste el nombre y estéis cómodos con él, y que sintáis que le queda bien a vuestro perro.

Continúa viendo nuestras galerías