Lo que no sabes del gato british: curiosidades y cuidados

El gato british, con su aspecto suave y esponjoso y sus espectaculares ojos, es uno de los felinos más populares, también por su carácter afectuoso y dócil.

El british shorthair cat (o gato británico de pelo corto) es uno de los felinos más populares. Su origen parece estar en las invasiones romanas en Gran Bretaña: los romanos llevaron gatos con ellos que se cruzaron con los felinos autóctonos de las islas. Posteriormente, por circunstancias que diezmaron la raza, los criadores tuvieron que cruzar a estos gatos con gatos persa y otras razas de pelo largo.

Se trata de un gato afectuoso, tranquilo y de buen carácter, que destaca por su sociabilidad y lealtad hacia sus “humanos”. Disfruta mucho al estar en casa con su familia, y es un animal que convivirá a la perfección con humanos y animales.

En cuanto a su aspecto físico, es un felino compacto, corpulento y fuerte, de patas anchas y redondeadas y ojos redondos que oscilan entre el dorado, el cobre y el verde (el azul sólo aparece en los gatos de esta raza de pelaje blanco). Lo más característico es su pelaje, corto, duro y muy denso, con apariencia de doble capa, en los de pelo corto, y suave y largo en los de pelo largo.

Aunque son cariñosos y alegres y disfrutan de la compañía, no son gatos exigentes. La tranquilidad y el equilibrio es lo que dominan su carácter, y estará a gusto tanto echando una buena siesta a sus anchas como jugando (un poco) o siendo acariciado por la familia.

Es una raza de salud fuerte y que no requiere grandes cuidados, más allá de las visitas regulares al veterinario, una buena alimentación y cepillados frecuentes. No obstante, como casi todas las razas, tiene tendencia a ciertas enfermedades o defectos congénitos que merece la pena tener en cuenta.

En cuanto a su educación, son dóciles y obedientes debido a su carácter afable, lo único que tendremos que insistir en las órdenes básicas y en los límites que queramos establecer nosotros. Eso sí, pueden ser algo desconfiados con los extraños, por lo que también tendremos que asegurarnos de que socializa correctamente.

En definitiva, son gatos preciosos, dóciles, de carácter alegre y equilibrado, inteligentes y perfectos para el hogar. Si estás pensando adoptar un gato british, te contamos algunas curiosidades sobre la raza y sobre su cuidado.

Continúa viendo nuestras galerías