La rata doméstica, el roedor más inteligente y sociable