Gatos de pelo corto: descubre algunas de las distintas razas

Los gatos de pelo corto se dividen en múltiples razas, con sus diferentes características. Su menor abundancia de pelo les hace más aptos para convivir con alérgicos que quieren tener un minino a toda costa.

Todas estas razas de mininos tienen el pelo corto, no necesitan de tantos cuidados y no por ello (como vemos en las fotos) son menos adorables.

Quizás sean menos espectaculares y exóticos que sus hermanos de pelo largo, pero los gatos de pelo corto, en sus diferentes razas, son elegantes y preciosos, tienen un cuerpo normalmente más fino y musculoso, y gozan también de una ventaja que algunos de sus compañeros más exuberantes no tienen: su pelaje requiere menos cuidado y son más aptos para acompañar a las personas alérgicas que desean a toda costa tener un gato.

Aunque los expertos advierten de que ninguna raza es hipoalergénica y siempre debemos consultar a nuestro médico, si tenemos una alergia moderada, un gato de pelo corto puede ser una buena opción si nos empeñamos en tener uno, porque deja menos “huellas” en casa y, al no perder tanto pelo como uno de pelaje largo, provocará menos síntomas en una persona que sea algo alérgica. 

Por un lado, hay razas más adecuadas que otras, como el gato bengalí, con apariencia de felino salvaje, y el devon rex, que es uno de los felinos que menos pelo pierde. En la elección del gato hay un factor determinante a tener en cuenta además del pelo: la proteína Fel D1, presente en mayor o menor medida en todos los gatos. No obstante, esta sustancia se acumula en el pelaje del gato, por lo que casi siempre, a mayor abundancia y pérdida de pelo, mayores síntomas padecerá el alérgico. Así que, cuanta menor presencia de la proteína haya en la raza, menos síntomas nos provocará. Ante esto, los expertos siempre recomiendan: cepillado, limpieza y nada de alfombras ni cojines y otros elementos de ese tipo, a ser posible.

Estas razas tienen otro gran beneficio: requieren menos cuidados en cuanto al pelaje y la limpieza, y no tendremos que estar cepillándoles constantemente (ni quitándonos pelos de la ropa), por lo que son un compañero ideal para los “animaleros” más ajetreados. ¿Quieres conocerlas? No te pierdas esta galería; querrás tenerlos a todos contigo.

Continúa viendo nuestras galerías