El jerbo, ¿cómo le trato los primeros días?