El gato ragdoll, igual de grande que de cariñoso