Consejos para cuidar al perro samoyedo

El samoyedo es un perro espectacular, con un pelaje precioso y blanco que requiere de muchos cuidados. ¿Quieres saber más sobre cómo cuidar de esta raza?

El samoyedo es una de las razas más impresionantes por su blanco y hermoso pelaje, pero es mucho más que eso. Su origen se remonta a unos 3.000 años atrás, a la zona de Siberia, donde al parecer vivía con pueblos indígenas de esas regiones. Era para ellos un perro de trabajo, que se dedicaba a cuidar los rebaños, tirar carros, como guardián y como animal de compañía.

El explorador británico Ernest Kilburn Scott debió quedar enamorado de estos perros durante una de sus expediciones al Ártico en 1889 y cuando regresó a Inglaterra se llevó consigo un cachorro. El origen de la raza (fuera de su región de nacimiento) parece estar en este investigador, al que podríamos considerar el “padre” de la raza, que inició la fascinación por el perro samoyedo, sobre todo de las clases más pudientes.

Además, los mismos exploradores que pasaban largas temporadas en esas zonas debieron comenzar a emplear ellos también al samoyedo como perro de tiro o de compañía. Pese a esta historia, su reconocimiento como raza no llegó hasta principios del siglo XX, en concreto en 1909.

En cuanto a su carácter, son perros observadores e independientes, pero también dóciles y alegres. Como siempre, esto también depende del carácter de cada perro, pero en general es una raza equilibrada y sin problemas graves de comportamiento.

Su aspecto es muy característico, con un manto entre el blanco puro y el blanco crema que será espeso y largo, orejas pequeñas y puntiagudas y ojos redondos y expresivos. Su peso oscila entre los 20 y 30 kg y no es una raza alta, llegando a medir como máximo 60 cm a la cruz.

Se trata de una raza bastante fuerte con una esperanza de vida media en torno a los 12 años. Aunque su salud es buena, requiere de revisiones periódicas para descartar algunas patologías a las que la raza es especialmente propensa.

El samoyedo será feliz jugando en el exterior, como cualquier perro, pero su progresiva domesticación le ha hecho ideal para convivir con una familia en una casa. Si tienes uno o te planteas adoptar uno (recuerda: adoptar mejor que comprar), te damos algunos consejos sobre su cuidado.

Continúa viendo nuestras galerías