10 curiosidades del gato siamés

El gato siamés tiene un cuerpo esbelto, ojos azul intenso, la cara oscura y el lomo claro, es uno de los felinos domésticos más queridos. Además, tiene fama de parlanchín y adora estar acompañado. ¿Quieres saber más sobre él?

De tierras muy, muy lejanas llega el bonito y admirado gato siamés. Para ser exactos, este felino doméstico de ojos cristalinos procede del antiguo reino de Siam, lo que hoy es Tailandia. En sus orígenes fue muy querido por la familia real tailandesa, no en vano eran las únicas personas autorizadas a tener este minino como mascota. Al gato siamés se le consideraba puro y sagrado (se creía que el animal recibía el espíritu de determinadas personas cuando fallecían) y los ejemplares se paseaban a su aire por las estancias de palacio.

Volviendo a ámbitos más terrenales, dentro del gato siamés se distinguen dos variedades: el tradicional o thai y el moderno. El primero posee unos rasgos redondeados y es de menor tamaño que el moderno, de cuerpo más delgado y cara afilada. En cuanto observes miembros de cada una de las categorías los vas a distinguir a la perfección.

El gato siamés es bastante activo, le gusta jugar y si se aburre puede hacer alguna que otra trastada en casa. También es cariñoso y sociable, un buen compañero de grandes y pequeños que se deprimirá si no le prestas la atención que demanda. Por cierto, es un gran maullador que emite diferentes tipos de sonidos.

Como característica curiosa, te contamos que las zonas de su cuerpo que son oscuras (orejas, cara, patas y cola) tienen menor temperatura que las claras. Esta condición se debe a un gen térmico que hace que los pigmentos se fijen en las zonas más frías de su anatomía. Cuando nace, el gato siamés es totalmente blanco ya que ha estado alojado calentito en el interior del cuerpo de la madre.

Otro dato anecdótico de este minino es que en sus inicios solía ser estrábico, situación que hoy en día puede repetirse pero en menor medida debido a los cruces selectivos.

Este felino doméstico alcanza pronto la madurez sexual, tiene una gran actividad sexual y puede tener camadas muy numerosas. Su celo es muy intenso y se caracteriza por fuertes maullidos y marcajes. Como siempre, te recomendamos esterilizar a tu mascota para evitar crías no deseadas y el consiguiente riesgo de abandono.

Continúa viendo nuestras galerías