Tu perro puede morir si en verano lo dejas en el coche

El coche puede ser una trampa mortal para nuestro perro este verano. Un vehículo estacionado al sol en verano puede superar los 80ºC, un verdadero horno.

Las altas temperaturas del coche pueden provocar al animal un golpe de calor

El verano es una época muy especial para disfrutar con nuestro mejor amigo, sin embargo, sus temperaturas pueden que no lo sean tanto. Viajar en el coche con un perro debe hacerse siempre bajo una serie de precauciones y cumpliendo con la normativa pero… tus responsabilidades no acaban ahí: no se debe dejar al perro jamás solo en el coche estacionado, puede ser mortal.

Unir coche y calor puede resultar una combinación muy peligrosa para el perro, si no se toman ciertas precauciones. Es en el interior de los vehículos en verano donde son más habituales los peligrosos golpes de calor que afectan al animal. Para prevenirlos, hay que evitar dejar al perro solo en el coche estacionado, tomar precauciones para estancias cortas del can en el vehículo, recordar que no se refrigera con la misma facilidad que las personas y bajar las ventanillas en un coche sin climatización.

Según la ONG británica RPSCA (Royal Society for the Prevention of Cruelty to Animals), un perro puede morir por golpe de calor en tan solo 10-15 minutos, por lo que no es válido eso de “salgo un momento a comprar algo y vuelvo”. Además, hay veces que aunque se le atienda, no se recupera. Hay que evitar dejar al animal en el coche a toda costa.

Los golpes de calor son más habituales cuando el animal se queda solo dentro del coche ya que se pondrá nervioso y no parará de moverse. Por ello, es básico evitar dejar al animal sin compañía en el interior del automóvil, aunque esté aparcado a la sombra y tenga alguna ventanilla abierta. No vale ninguna excusa.

Es importantísimo que entendamos que si el perro se encuentra en el interior de un automóvil estacionado al sol en verano, el vehículo puede convertirse en una trampa mortal para el animal, ya que en pocos minutos alcanzará una temperatura muy alta que puede provocarle un golpe de calor. El vehículo en verano se convierte en un receptáculo que almacena y retiene el calor con mucha facilidad. La chapa es un material que mantiene la temperatura, sobre todo cuando el coche está parado. Cuando la temperatura del exterior es de 22ºC, el coche en el interior puede calentarse en solo una hora y legar casi a 47ºC. A partir de ese momento, tu perro estará en verdadero peligro de muerte ya que el coche se comportará como un horno.

El can no se refrigera con la misma facilidad que las personas

Nuestro perro tiene una temperatura de 39ºC en condiciones normales, por lo que es una temperatura mucho más alta que la nuestra. Del mismo modo, debemos apuntar que los canes no sudan, por lo que tienen más dificultades para refrigerarse que nosotros. Por este motivo, un coche cuya temperatura sea muy elevada supone para el animal un importante factor de riesgo.

Los especialistas de la ONG británica RPSCA (Royal Society for the Prevention of Cruelty to Animals) advierten que los perros pueden sufrir un ataque al corazón provocado por un golpe de calor cuando su temperatura corporal es superior los 41º C. Y se estima que el 50% de ellos no sobreviven al mismo. 

Por lo que, de viaje, la ventilación en el coche es fundamental para conseguir que la temperatura no suba más de lo que es recomendable para la salud de la mascota. Es adecuado poner en funcionamiento el aire acondicionado en el vehículo a una temperatura que no sea demasiado baja (los cambios bruscos de temperatura no son apropiados para el perro). Lo adecuado sería unos 24ºC-25ºC.

Debemos destacar también que cómo y cuándo afecta el calor a los perros (más o menos rápido) depende mucho de su raza y las condiciones innatas a ella. Los más afectados suelen ser los ejemplares más grandes, también aquellos que tienen mucho pelo y los que pertenecen a razas como los bulldogs, que pueden tener dificultades respiratorias (todo esto recogido por datos oficiales de RPSCA).

Todo esto queda recogido en el artículo 337 y el artículo 631 

Además de por la salud de nuestra mascota, debemos entender que hay una extensa normativa sobre esto. Este tipo de actos quedarían recogidos en el artículo 337, el cual estipula que está penado el maltrato animal de cualquier tipo. Esto contaría como abandono o maltrato del animal, según lo estipulado. Aquel que incumpla esta norma se enfrenta a prisión de entre tres meses y un año. Además, la multa por dejar a una mascota encerrada en el coche puede ascender a los 30.000 euros. Las faltas consideradas menos graves se multarán con cantidades entre los 500 y los 2.000 euros. Las leves entre los 75 y los 500 euros. Concretamente en este artículo dice “el que por cualquier medio o procedimiento maltrate injustificadamente a un animal doméstico o amansado, causándole la muerte o lesiones que menoscaben gravemente su salud, será castigado con la pena de tres meses a un año de prisión e inhabilitación especial de uno a tres años para el ejercicio de profesión, oficio o comercio que tenga relación con los animales”.

Igualmente, esto queda recogido en el artículo 631 el cual dicta que “Quienes abandonen a un animal doméstico en condiciones en que pueda peligrar su vida o su integridad serán castigados con la pena de multa de quince días a dos meses”.

El Código Penal no establece la prohibición en ningún caso de transportar animales en el coche y tampoco dejar a un perro dentro de un vehículo siempre que esta acción sea segura y no suponga ningún peligro para su salud o su vida. 

Aunque no existe una legislación de tráfico de la DGT explícita sobre este asunto, podrás encontrar más información en la Ley 32/2007, de 7 de noviembre, para el cuidado de los animales, en su explotación, transporte, experimentación y sacrificio.

Pero… ¿Y si vemos un perro en el coche, qué debemos hacer? En los últimos años se ha filtrado por las redes sociales una teoría falsa sobre que podemos romper la ventana en ese caso eso, no es cierto. Nosotros no podemos romper la ventana de un coche pero sí podemos avisar a una autoridad pertinente para que lo haga sin tener consecuencias legales.

Si te encuentras con un animal dentro de un coche y crees que corre peligro, lo que debes hacer es llamar inmediatamente al 091. Una vez que los policías evalúen la situación, podrán actuar de dos formas: intentando localizar al dueño del vehículo para que abra el coche y saque al animal, o, de lo contrario, serán ellos quienes rompan el cristal y liberen al animal.

En caso de que el perro estuviese en peligro, el dueño puede ser denunciado por maltrato animal, tal y como explica la Policía Nacional.

Por lo que, insistimos, este verano actúa con cabeza por el bien de nuestros animales. No son válidas las excusas ni los "son cinco minutos". La cifra de animales muertos en coches ha ascendido notablemente en los últimos años. Tomemos conciencia de los peligros que genera y que el coche puede ser una trampa mortal para nuestro mejor amigo.

Continúa leyendo