¿Tienen mascotas los animales?

La gorila Koko (en la foto) y su pasión por los gatos, un perro que saca de paseo a una oca o una tortuga que se hace cargo de un bebé hipopótamo son algunos de los casos recogidos por los medios de relaciones entre animales de diferentes especies. Si vemos las imágenes, nos sentiremos sin duda tentados a considerar que algunos de ellos tienen mascotas. ¿Es así?

¿Tienen mascotas los animales?

El psicólogo y etólogo Harold Herzog lo niega, porque esas relaciones “ocurren en hogares, zoológicos o parques naturales”, facilitadas por los seres humanos. Desde hace décadas, este experto defiende que “la especie humana es la única que mantiene a miembros de otras distintas durante periodos prolongados con el único objetivo de disfrutar de su compañía”. Con una notable excepción: Fortunata.

La tití Fortunata

En 2004, en el Cerrado brasileño –un ecosistema de tipo sabana tropical–, unos zoólogos se toparon con esta escena: varios monos capuchinos habían adoptado a una tití casi recién nacida, a la que trataban como si fuera un bebé de su propia especie. Viajaba colgada de los adultos, intercambiaba vocalizaciones con ellos y era alimentada a diario hasta que, pasados catorce meses, desapareció. Nunca sabremos el papel que desempeñaba en el grupo Fortunata, como la bautizaron los primatólogos. En su artículo publicado en American Journal of Primatology, Dorothy Fragaszy habla de adopción, pero Herzog cree que, dada la inteligencia de los capuchinos, es posible que Fortunata fuera una especie de mascota, “la excepción que confirma la regla”.

Continúa leyendo

COMENTARIOS