Tener perro disminuye el riesgo de morir por causa de salud

Un estudio de una universidad sueca concluye que las personas que tienen perro tienen menos riesgos de morir por patologías cardiovasculares.

Perro y dueño
Convivir con un perro disminuye un 11% el riesgo de infarto

Ya sabíamos que tener perro influye notablemente en nuestra vida, pero ahora, un grupo de investigadores de la Universidad de Uppsala, en Suecia, ha llegado a la conclusión de que podría reducir significativamente los riesgos de morir por cualquier causa, y especialmente por afecciones cardiovasculares.

Según el estudio, llevado a cabo a partir de los registros nacionales suecos de personas de entre 40 y 80 años, los dueños de perros tienen menor riesgo de morir por enfermedad en un período de 12 años. El director “junior” de la investigación, Mwenya Mubanga, señala al respecto que este hecho es particularmente significativo en el estudio en lo relativo a las personas que viven solas, pues “es un grupo que tiene un mayor riesgo de enfermedad y muerte cardiovascular que las que viven en un núcleo familiar”. Esto puede deberse, señala el científico, a que “un perro quizás se convierta en un importante miembro familiar en los hogares unifamiliares”.

En este sentido, las personas estudiadas que vivían solas y que tenían un perro demostraron presentar un riesgo de muerte un 33% menor y un riesgo de infarto miocardio un 11% menor que las que no tenían perro. Mubanga concluye al respecto que “tener perro es especialmente relevante como factor protector en personas que viven solas”. Otro de los aspectos más curiosos que se desprenden del estudio es que los dueños de perros de razas originalmente de caza resultaron ser los más protegidos frente a una posible patología cardiovascular.

Este tipo de investigación es posible porque, además de que cualquier visita al hospital en Suecia es registrada e incluida en un archivo nacional, desde 2001 también es obligatorio registrarse como dueño de un perro. Los investigadores tomaron los datos de más de 3,4 millones de personas de las edades antes mencionadas y que no padecían ninguna patología cardiovascular, en un período de 12 años (2001-2013), para ver su evolución.

Los resultados, publicados en la revista Scientific Reports, no son del todo concluyentes, ya que, como señala Tove Fall, director “senior” del estudio, “sabemos que los dueños de perros suelen tener una mayor actividad física, lo que podría ser una explicación de los resultados observados”. Otras explicaciones posibles podrían ser, según el científico, “una mejora constante en la salud y en la vida social" y, por extensión, de la salud cardiovascular.

Es cierto que tener perro nos hace ser más activos y socializar mejor, factores que influyen positivamente en la salud, por lo que puede haber múltiples factores que hayan influido en los resultados de la investigación. Para Tove Fall, ya podría haber diferencias entre los que tienen perro y los que no antes de haberlo adquirido; señala que “las personas que suelen adoptar un perro son las que tienden a ser más activas”.

Uno podría pensar que quizá esto es exclusivo de la población sueca, dadas las características de la muestra, pero para Fall “estos resultados son extensibles a cualquier población europea con una cultura similar en lo relativo a la convivencia con perros”.

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS