Se descubre por qué los loros son tan inteligentes

Un estudio realizado por un grupo de neurocientíficos de la Universidad de Alberta, da las claves para entender el núcleo de la inteligencia de los loros y la relación con la de otros seres vivos.

Los loros han desarrollado un circuito encefálico muy especial

Según un nuevo estudio publicado en la revista Scientific Reports y realizado por un grupo de neurocientíficos de la Universidad de Alberta en colaboración con la Universidad de Lethbridge, se ha detectado que la inteligencia tan notable de los loros puede proceder de un circuito neuronal.

Este descubrimiento es un ejemplo de evolución convergente entre los cerebros de las aves y de los primates (e indirectamente de los seres humanos). "Un área del cerebro que juega un papel importante en la inteligencia de los primates se llama núcleo pontino", explicó Cristian Gutiérrez-Ibáñez, becario postdoctoral en el Departamento de Psicología. "Esta estructura transfiere información entre las dos áreas más grandes del cerebro, la corteza y el cerebelo, lo que permite un procesamiento de orden superior y un comportamiento más sofisticado. En humanos y primates, los núcleos pontinos son grandes en comparación con otros mamíferos. Esto tiene mucho que ver con nuestras capacidades cognitivas".

Las aves, por su parte, tienen unos núcleos pontinos muy pequeños pero una estructura similar llamada núcleo espiriforme medial (SpM) que tiene una conectividad similar. Localizado en una parte diferente del cerebro, el SpM funciona igual que los núcleos pontinos, haciendo circular información entre la corteza y el cerebelo. "Este ciclo entre la corteza cerebral y el cerebelo es importante para la planificación y ejecución de comportamientos sofisticados", dijo Doug Wylie, profesor de Psicología y coautor del nuevo estudio.

La investigación partió del análisis de un total de 98 muestras de cerebro de aves, comparando entre sí diferentes tamaños completos, tamaños de cavidades y tamaños relativos del SpM (comparando a su vez este núcleo con el resto del cerebro). Se estudiaron cerebros de gallinas, aves acuáticas e incluso búhos y se determinó que los loros tienen un núcleo SpM mucho más grande que el resto de aves, pese a que su cerebro, en tamaño, no es de los más grandes.

"El SpM es muy grande en loros. En realidad, es de dos a cinco veces más grande en loros que en otras aves, como las gallinas", dijo Gutiérrez. "Independientemente de su tamaño, los loros han desarrollado un área ampliada que conecta la corteza y el cerebelo, similar a los primates. Este es otro fascinante ejemplo de convergencia entre loros y primates. Comienza con comportamientos sofisticados, como el uso de herramientas y la autoconciencia. Esto, puede ser visto en ambos cerebros. Mientras más observamos los cerebros, más similitudes vemos".

Nuevos caminos para la investigación cerebral

A partir de este descubrimiento, el equipo de neurocientíficos planea estudiar el SpM en loros con más detenimiento para comprender qué tipos de información circulan por allí y por qué. "Esto podría presentar una excelente manera de estudiar cómo ocurre el proceso similar, basado en núcleos pontinos, en humanos", agregó Gutiérrez. "Podría darnos una manera de comprender mejor cómo funcionan nuestros cerebros humanos".

Continúa leyendo