¿Qué hacer si se pierde el gato?

Te damos algunos consejos para encontrar a tu felino si ha decidido ir a explorar mundo.

Lo importante si se pierde el gato es actuar con rapidez.

Que tu gato se escape a menudo de casa no significa que no te quiera. Su carácter independiente lo hace muy propenso a desaparecer durante algunas horas o incluso días, ¡está en sus genes! Sin embargo, es completamente normal que cuando esto sucede te angusties y te pongas nervioso. En este artículo vamos a darte algunas claves para encontrarlo y ya te adelantamos que uno de los secretos para alcanzar el éxito en esta tarea está en actuar con rapidez.

Seguramente te hayas preguntado en alguna ocasión por qué se escapa tu gato de casa, si le das todo lo que necesita. Uno de los factores que podría explicar esta conducta de tu felino podría ser su deseo de marcar el territorio o simplemente explorar el terreno que le rodea. Además, el instinto cazador en los gatos es muy fuerte, por lo que no debería sorprenderte que de vez en cuando salga a satisfacer esta necesidad aunque lo tengas bien alimentado. Su activa vida sexual también podría estar detrás de esas fugas y es muy posible que de vez en cuando se escape para tratar de mantener relaciones con alguna gata, por lo que es muy importante que tu gato esté esterilizado.

Qué hacer para encontrar a tu gato

  • Lo primero que debes hacer es buscarle por toda la casa, ya sabes que a los gatos les vuelve locos esconderse. Por eso, es importante que revises bien agujeros, rendijas, techos, etc. Además, y aunque parezca increíble y nunca se te hubiera pasado por la cabeza hacerlo, deberías mirar también en sitios como la chimenea, los conductos de la calefacción y hasta debajo de los coches. Los gatos se acomodan en cualquier lugar.
  • Antes de precipitarte y salir en busca de tu animal, puedes probar a hacer sonidos que le resulten familiares, como agitar una lata de comida, mientras le llamas por su nombre. Otro truco que puede ayudarte es asegurarte de colocar algo que pueda identificar como suyo en la puerta de casa y asegurarte de que la dejas entreabierta (cuando estés en casa, evidentemente) para que pueda entrar si se decide a acabar con su aventura.
  • Una vez que te hayas asegurado de que no está, es conveniente que comiences a explorar zonas cercanas a la casa e informes a tus vecinos de la situación por si pueden ayudarte a localizarlo. También deberías echar un vistazo en su jardín o garaje por si el gato hubiera decidido explorar territorio ajeno.
  • Lo ideal es buscar de noche puesto que es cuando los gatos suelen salir de su escondite. Llevar una linterna podría resultarte muy útil, los ojos de los gatos son reflectantes. No te olvides tampoco de coger uno de sus juguetes para que el felino lo vea.
  • Haz una búsqueda por el vecindario (si puede ser con ayuda de más personas, muchísimo mejor) y pregunta a todo aquel que te encuentres si ha visto a tu gato.
  • Si la situación comienza a ser desesperante y tu gato no aparece, puedes poner carteles por el vecindario y zonas cercanas. En estos, deberías incluir una foto, su nombre y una descripción de sus características físicas, además de un teléfono de contacto, fecha y lugar donde fue visto por última vez, etc.
  • Llama a las protectoras de tu ciudad y coméntales la situación por si llegara algún felino con las características del tuyo durante los próximos días. Asegúrate de que les proporcionas toda la información necesaria: aspecto (color, edad, tamaño) y algún dato que pueda servirles de referencia, que lo distinga de otros felinos, como por ejemplo si llevaba algún collar. En este sentido, mejor es prevenir que curar y no te cuesta nada ponerle una chapita que contenga información relevante si se pierde, como un número de teléfono para contactar contigo.
  • El número de microchip es uno de los mejores métodos para encontrar a tu gato, ¡asegúrate de que lo tiene! Es muy seguro y fácil de colocar y permite identificar a tu mascota en cuestión de segundos, pues en él se encuentran tus datos de contacto y domicilio.
  • También sería conveniente que pusieras en alerta a clínicas veterinarias cercanas o centros de adopción locales. Las redes sociales también son muy útiles para este tipo de cosas.

Continúa leyendo