Qué hacer si nos encontramos una camada de gatitos en la calle

A no ser que exista un peligro inminente para la vida de los cachorros, habrá que comprobar si la madre vuelve o no.

La situación es la siguiente: vas paseando tranquilamente por la calle y, de repente, te topas con una camada de gatitos sin su madre. Se les ve tan pequeños e indefensos que lo primero que piensas es en cogerlos a todos y llevártelos a casa. ¿Es lo más correcto? Te contamos cómo proceder de la mejor manera.

Lo primero que deberíamos hacer es dar un tiempo, unas dos o tres horas, para que la madre vuelva ya que es posible que la gata esté buscando comida. Hay que tener en cuenta que quien mejor puede alimentar y cuidar a gatos lactantes es su madre.

Es clave vigilar a los gatitos en la distancia ya que si la madre nos ve al lado de las crías no se atreverá a aparecer. ¡Tampoco toques a las crías o la madre podría rechazarlas! Si no pudiéramos esperar ese tiempo prudencial, habrá que evaluar si los gatitos están en peligro inmediato: si está lloviendo o nevando, si existen animales silvestres en la zona que pudieran hacerles daño, si se encuentran cerca de una carretera, en una zona de entrada y salida de vehículos… Para un gato recién nacido es más peligroso sufrir hipotermia que pasar hambre, entendiendo que la madre va a volver y lo va a amamantar. Por esta razón, esperar a que mamá vuelva es más peligroso en los meses de invierno que en los de primavera o verano.

En caso de que la gata aparezca, si el sitio donde está la camada es seguro, deja a los pequeños con su madre hasta que esta los destete. Puedes crearles un refugio con una caja de cartón y mantitas así como ofrecerle comida a la gata. Procura que alimento y refugio no estén muy juntos. 

Si, por el contrario, pasan las horas y mamá gata no vuelve o ves claramente que los animalillos están abandonados (aparecen en una caja con mantas), deberás recoger a los gatitos, pues sus vidas corren serio peligro. Llegados a este punto, lo ideal es que los lleves a una clínica veterinaria y les proporciones calor lo más rápidamente posible.

El veterinario te explicará detalladamente cómo cuidar a los gatitos para que salgan adelante pero, a grandes rasgos, tendrás que darles un biberón de leche maternizada con la periodicidad que indique el experto (esto incluye tomas nocturnas) así como estimularles para que evacuen cada tres horas (con una esponjita húmeda tendrás que frotar sus genitales, tal y como haría la madre con su lengua). Es vital que los gatitos no se enfríen pues les puede costar la vida, de hecho no deberías alimentarlos hasta que estén calientes. Para saber si un gato está frío, comprueba si las almohadillas, las orejas o la boca lo están.

Una vez que los gatitos crezcan y puedan comer comida sólida (tanto si los tienes acogidos como si permanecen con la madre) será el momento de buscarles una familia que los quiera y no los vaya a abandonar.

Mar Aguilar

Mar Aguilar

Soy redactora jefe web de Muy Mascotas y enamorada de los animales, especialmente de un golden retriever llamado Bruce y de un bosque Noruega de nombre Bombón. Me interesan los temas medioambientales y defiendo a capa y espada a los animales que no tienen voz. También me gusta levantar pesas, hacer yoga, leer y lo que a todos: ir al cine, estar con los amigos y bla, bla, bla. Puedes contactar conmigo en maguilar@zinetmedia.es

CONTINÚA LEYENDO